Propiedades del Ginseng en la fitoterapia y la medicina natural

ginseng

El ginseng o Panax ginseng es una planta herbácea con una raíz tuberosa que se ramifica cada vez más con la edad. Pertenece a la familia botánica Araliaceae. Durante miles de años, ha ocupado un lugar muy importante en la medicina tradicional china. En el mundo de la fitoterapia moderna, se utiliza para curar varios tipos de enfermedades. El ginseng también contiene muchas sustancias activas que están en el origen de sus propiedades terapéuticas. Entre ellos se encuentran los ginsenósidos, los derivados de los terpenos, el aceite esencial, los aminoácidos esenciales, los oligoelementos y las vitaminas de los grupos B, C y E.

Usos en la medicina natural

Las propiedades del ginseng lo hacen principalmente útil para combatir el agotamiento físico y mental. Refuerza la vitalidad y la energía del cuerpo en caso de fatiga, astenia o durante los períodos de convalecencia. En los deportistas, mejora el rendimiento físico y aumenta la resistencia. De hecho, estimula la degradación del azúcar y el ácido láctico. A nivel intelectual, previene el declive cognitivo y los trastornos de la memoria. También mejora las capacidades mentales.

Además, esta planta medicinal tiene la reputación de estimular la libido. Es particularmente eficaz en el tratamiento de la disfunción eréctil y la impotencia sexual. En las mujeres, ayuda a aliviar los síntomas de la menopausia.

Además, el ginseng también ayuda a..:
  • Estimular las respuestas del sistema inmunológico (propiedad adaptógena)
  • Aliviar los síntomas del reumatismo y la artritis
  • Luchar contra la agitación nerviosa como el estrés o la ansiedad
  • Tratamiento de los trastornos del aparato digestivo
  • La prevención del cáncer
  • Mantener el cabello y la piel saludables

Formas galénicas disponibles

Generalmente, el ginseng se encuentra en forma de decocción, extractos secos, extractos fluidos, polvo, cápsula, ampolla, tintura madre y aceite esencial o de masaje.

Recomendaciones de uso y dosis habituales

  • Decocción o té de hierbas: Durante la noche, macerar en frío 1 a 2 g de polvo de ginseng (o ½ cucharadita de raíz seca) en 100 ml de agua. Hervir durante 2 minutos por la mañana y beber hasta 3 tazas por día.
  • Ampolla: Por la mañana, diluya una ampolla de 10 ml en un vaso de agua.
  • Cápsula: Como suplemento dietético y como parte de un estilo de vida saludable, tome de 3 a 6 cápsulas durante el día.
  • Tintura madre: Para un tratamiento de 3 semanas, diluya 25 a 30 gotas de tintura en un vaso de agua y tómelo 3 veces al día.

Precauciones de uso y contraindicaciones

El uso del ginseng debe ser proscrito en:

  • Mujeres embarazadas y lactantes
  • Niños menores de 18 años
  • Las personas con enfermedades cardíacas, presión arterial alta y diabetes
  • Las personas que tienen o tienen un historial de cáncer hormono-dependiente

Si se ingiere en grandes dosis o durante un tratamiento a largo plazo, puede causar diarrea, nerviosismo, cambios de humor y palpitaciones cardíacas.

Esta planta también puede reducir los efectos de los neurolépticos y anticoagulantes.

También te puede interesar leer: El Ginkgo: todo lo que necesitas saber sobre su uso y beneficios