Caminar previene la insuficiencia cardiaca

En un nuevo estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology. Heart Failure, un equipo de investigadores de la Universidad de Buffalo demostró que de 30 a 45 minutos de actividad física diaria, particularmente caminar, podría reducir el riesgo de insuficiencia cardíaca en un 9%.

Investigación sobre la mujer en Estados Unidos.

Se examinó la información sobre la actividad física de 137.303 mujeres que participan en la Women’s Health Initiative (WHI). Un estudio estadounidense realizado por el National Institute of Health que comenzó a principios de la década de 1990 y produjo importantes resultados sobre los principales problemas de salud que causan muertes y enfermedades.

El equipo se centró en un subgrupo de 35,272 mujeres que sufrían de insuficiencia cardiaca. Un síndrome que ocurre cuando el corazón es incapaz de bombear sangre lo suficiente para satisfacer las necesidades del cuerpo.

La intensidad cuenta.

Los resultados confirmaron que la incidencia de insuficiencia cardíaca disminuyó con el aumento de la actividad física en términos de tiempo. Los participantes con los niveles más altos de actividad física registraron un 35% menos de probabilidades de tener problemas cardíacos. Según el autor del estudio, Michael LaMonte, esto sugiere que no es la intensidad del ejercicio físico, sino el tiempo dedicado a él, lo que puede ayudar a prevenir la insuficiencia cardíaca.

Una condición peligrosa

La insuficiencia cardíaca es un problema muy común con el aumento de la edad. Puede desarrollarse ya sea como resultado de un ataque cardíaco, debido a un daño al músculo cardíaco, o en conjunción con otras enfermedades como la presión arterial alta o la diabetes.

Ahora, puede ser más o menos grave dependiendo del caso. Pero en cualquier caso el corazón no bombea bien la sangre y esto puede llevar a varios riesgos. Dado que este síndrome es mucho más común después de los 60 años y su tratamiento es costoso. La posibilidad de prevenir su desarrollo mediante la promoción de la actividad física podría disminuir la posibilidad de presentarlo.

¡Hay que tener cuidado con esta enfermedad, en una sociedad que está envejeciendo y envejeciendo!