Bienestar

Prevención y tratamiento del mareo en los niños

publicidad

Todos conocemos el mareo. Lo hemos vivido de niños o lo vemos en nuestros propios hijos. No es divertido, y puede estropear el viaje a los días felices de las vacaciones. El mareo se produce cuando el cerebro recibe información contradictoria de los oídos internos, los ojos y los nervios de las articulaciones y los músculos.

Imagine a un niño pequeño sentado en el asiento trasero de un coche sin poder ver por la ventanilla, o a un niño mayor leyendo un libro en el coche. El oído interno del niño sentirá el movimiento, pero los ojos y el cuerpo no. Esto puede provocar malestar estomacal, sudores fríos, fatiga, pérdida de apetito o vómitos.

No está claro por qué el mareo afecta a algunos niños más que a otros. Aunque el problema no parece afectar a la mayoría de los bebés y niños pequeños, los niños de entre 2 y 12 años son especialmente susceptibles.

Estrategias para prevenir el mareo en los niños

Reducir la entrada sensorial

Anime a su hijo a mirar cosas fuera del coche en lugar de centrarse en los libros, los juegos o las pantallas. Si su hijo duerme la siesta, puede ser útil viajar durante la misma.

Planifique cuidadosamente las comidas antes del viaje

No le dé a su hijo una comida abundante justo antes o durante el viaje en coche. Si el viaje es largo o si tu hijo necesita comer, dale un pequeño tentempié suave, como galletas secas y una pequeña bebida, antes de salir.

Proporcionar ventilación

Una ventilación adecuada puede ayudar a prevenir el mareo. Abre la ventana de par en par.

Proporcionar distracciones

Si tu hijo es propenso a marearse, intenta distraerlo durante los viajes en coche hablándole, escuchando música o cantando canciones.

Una gota de aceite esencial de menta

El aceite esencial de menta piperita es anti-náuseas. A las primeras quejas del niño o antes del viaje, dale una gota de este AE en la lengua. Los síntomas deberían desaparecer rápidamente.

Si su hijo empieza a desarrollar síntomas importantes de mareo, detenga el coche lo antes posible y deje que su hijo se baje y camine o se tumbe boca arriba durante unos minutos cerrando los ojos. Colocar un paño frío en la frente del niño también puede ayudar.

Si estos consejos no le ayudan, o si el mareo de su hijo le dificulta el viaje, consulte al médico de su hijo sobre otras opciones.

También puede leer: Sequedad de la boca: ¿Qué puedo hacer para aliviar este problema?

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.