Noruega: Preocupación por muerte de ancianos después de la aplicación de la vacuna Pfizer

La vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech fue la primera en ser lanzada para su uso a gran escala. Ha pasado más de un mes desde que el Reino Unido dio su aprobación, el primer país en hacerlo. Desde entonces, se han producido muchos casos inusuales que a menudo no se han comprendido o se han exagerado, como las personas que dan positivo en las pruebas de detección del coronavirus después de la primera dosis del tratamiento.

Varios nuevos casos han comenzado a causar preocupación en Noruega. Al parecer, al menos según el último recuento, hay 29 ancianos con graves afecciones preexistentes que han muerto tras la aplicación de la vacuna en cuestión. En total, sólo se administraron 42.000 dosis, lo que supone un alto porcentaje.

Según la Agencia Noruega de Medicamentos: «Hay 13 muertes que han sido evaluadas, y tenemos conocimiento de otras 16 muertes que están siendo evaluadas actualmente. En todas las muertes notificadas se trataba de personas de edad avanzada con graves trastornos subyacentes. La mayoría de las personas experimentaron los efectos secundarios esperados de la vacuna, como náuseas y vómitos, fiebre, reacciones locales en el lugar de la inyección y empeoramiento de las condiciones subyacentes».

La vacuna de Pfizer

Como ya se ha mencionado, en general se registraron varios casos especiales tras el uso de la vacuna, como reacciones alérgicas. En los Estados Unidos, cuando se administraron casi 2 millones de dosis de la vacuna, se registraron sólo 21 casos de reacciones alérgicas graves, una proporción mucho menor.

En esencia, la vacuna definitivamente tiene efectos secundarios, pero la tasa de riesgo es casi inexistente. Esta es la única manera de salir de esta emergencia y lo que pasó en Noruega todavía tiene que ser investigado.

También puede interesarle leer: Síntomas inusuales del coronavirus que deben alarmar