¿Por qué no logro perder peso a pesar de hacer dieta y ejercicios?

perder peso

Perder peso para muchas personas puede ser todo un reto, y es que en algunos casos a pesar de que tengas una dieta balanceada y la acompañes de una buena rutina de ejercicios, parece no ser suficiente. Esto puede llegar a ser una situación bastante frustrante, sin embargo, no pierdas la esperanza.

Lograr alcanzar ese peso ideal que buscas es un proceso lento y que requiere disciplina, esfuerzo, pero sobretodo conocer muy bien tu organismo y entender la manera en que procesas los alimentos que consumes.

En esta nota te explicamos las razones que pueden estar impidiendo que pierdas esos kilitos no deseados.

1.      Tus hormonas

En mujeres jóvenes, en muchos casos es común la acumulación de grasa en algunas áreas específicas del cuerpo como lo son las caderas y los muslos. Sin embargo, luego de la menopausia esta grasa se localiza en el estómago.

En el caso de los hombres, los niveles de testosterona se reducen con el paso de la edad, lo que lleva a que las células alrededor del estómago se expandan, generando así un aumento del tamaño de la zona abdominal.

2.      Consumo de alimentos altos en azúcar, sal y carbohidratos refinados

Controlar la ingesta de calorías es esencial para ayudarte a perder peso, el alcohol y alimentos con alto contenido de carbohidratos terminan convirtiéndose en grasa corporal de más. Incluye en tu dieta alimentos ricos en proteínas que te permitan sentirte lleno sin recurrir a los carbohidratos.

3.      Exceso de ejercicio

En muchos casos, el estrés por no llegar rápido a ese peso ideal puede llevarte a hacer rutinas de ejercicios excesivas, lo que termina siendo perjudicial para ti. Cuando te entrenas en exceso estás sometiendo tu cuerpo a estrés, produciendo así una hormona llamada cortisol, que lleva al aumento de peso.

4.      Te limitas a ejercicios focalizados al área del abdomen

Es importante que tu rutina de ejercicios te permita entrenar todos los músculos de tu cuerpo por igual, no debes enfocarte únicamente en reducir la grasa abdominal. La clave está en hacer ejercicios integrales con rutinas de alta intensidad.

5.      Tienes alguna condición médica que desconoces

Existe una serie de trastornos y condiciones médicas que afectan directamente tu peso, como por ejemplo el Síndrome de Cushing, enfermedades hepáticas y síndrome metabólico. Por este motivo, es importante que visites a tu médico para hacerte un chequeo general si notas que perder peso se te hace imposible.

6.      Medicamentos con efectos secundarios

Existe una serie de medicamentos que pueden estar afectando seriamente tu metabolismo, haciendo que aumentes de peso a pesar de tu dieta. Antidepresivos, betabloqueantes y esteroides son algunos de los químicos que suelen tener este efecto secundario en tu organismo.