¿Por qué me pican las axilas? Y ¿Qué tiene que ver con mi salud?

Experimentar picor o comezón en las axilas es mucho más común de lo que piensas. De hecho, a lo largo de nuestra vida, al menos una vez hemos experimentado esta molesta sensación. Pero no es lo mismo un picor esporádico, que uno crónico y es ese el que debemos saber diferenciar.

Una mala higiene, el uso de cosméticos que causen alergia e incluso enfermedades mucho más serias, pueden ser los causantes de esta molestia en las axilas, pero para poder identificar la causa, es importante que te informes correctamente y tomes la decisión de actuar a tiempo. Aquí te explicamos lo que debes saber.

¿Por qué pican las axilas?

 

Al experimentar comezón o picor extremo en cualquier parte del cuerpo nos sobran razones para acudir al médico. Las axilas en específico son una parte del cuerpo bastante sensible, que además se expone constantemente al uso de cosméticos que pueden promover infecciones, alergias o reacciones molestas.

Para lograr atacar el problema de raíz es necesario conocer las causas de la picazón, de modo que debes preguntarte sobre todo hace cuánto tiempo que comenzaste a experimentarlo, y si realizaste algún cambio en tu rutina, como por ejemplo, cambiar de desodorante o emplear algún producto en esta zona.

Posibles causas

 

Los hongos en las axilas son más comunes de lo que piensas, esta puede ser una causa grave. Este tipo de hongo en específico se conoce como candidiasis en las axilas, formada por la humedad de esta zona en conjunto con el uso de telas sintéticas y poca ventilación.

Otra posible causa puede ser la depilación de esta zona tan delicada, ya que no todos soportamos la rasuradora, la cera o incluso las cremas depilatorias. Estos métodos pueden provocar hinchazón, erupción e incluso una infección.

El uso de productos cosméticos también podrían ocasionar picor en las axilas. En este caso específico, el picor es la manera que tiene el cuerpo de decirnos que algo anda mal y que de alguna manera nuestra piel no tolera el uso de estos productos, o que hemos desarrollado una alergia.

Las telas, los alimentos e incluso medicamentos pueden causar también picor en las axilas, de modo que las causas pueden ser muchas, y la única forma de ir descartando cada una hasta encontrar la verdadera razón, es observando atentamente nuestros hábitos y visitando al médico cuando el problema aparezca.

Esta condición es bastante común, pero no por ello deja de ser imprescindible su cuidado y tratamiento. Recuerda que es tu salud la que está en juego y puede que estés haciendo cosas que te afectan sin darte cuenta.