Salud

¿Por qué me duele el oído cuando trago?

El dolor en el oído al tragar puede ser extremadamente incómodo e interferir con las actividades cotidianas como comer, beber y hablar. Hay muchas razones por las que los oídos de una persona pueden doler al tragar. Las tres causas más comunes de este dolor son las infecciones de:

  • el oído
  • la nariz
  • la garganta

En este artículo, descubra las mejores formas de tratar el dolor de oído que se produce al tragar. También describimos cuándo hay que buscar atención médica.

¿Es una infección de oído?

Las infecciones de oído pueden ser muy dolorosas. Pueden desarrollarse sin razón aparente o como resultado de un problema subyacente.

Las infecciones de oído suelen desarrollarse con:

  • un resfriado
  • la gripe
  • infecciones sinusales
  • Brotes de alergia

Los síntomas de una infección de oído son:

  • hinchazón
  • una acumulación de líquido dentro del oído
  • dolor en el oído
  • una sensación de presión en el oído

La mayoría de los casos son infecciones bacterianas o virales del oído medio. Estas infecciones son más comunes en los niños, y alrededor del 50% de los bebés tienen una infección del oído medio antes de su primer cumpleaños.

Síntomas de una infección del oído medio

Los síntomas de una infección de oído pueden cambiar con la edad. En los niños, una infección del oído medio puede causar:

  • fiebre
  • dolor de oído, que puede empeorar si se acuestan
  • llanto e irritabilidad
  • pérdida de apetito
  • pérdida de equilibrio
  • dormir menos de lo habitual
  • opresión en el oído afectado
  • secreción de líquido del oído
  • dolores de cabeza.

En los adultos, los síntomas son:

  • dolor
  • fiebre baja
  • líquido en el oído
  • problemas de audición

Tratamiento de las infecciones de oído

El médico le recetará antibióticos si la infección le causa molestias importantes o si los síntomas no mejoran en una semana. Las infecciones del oído medio pueden desaparecer por sí solas, especialmente en los adultos.

¿Si es una infección de nariz o de garganta?

Aunque una infección de oído es la causa más común de dolor de oído al tragar, las infecciones de la nariz o la garganta pueden ser las responsables. Las adenoides, que son pequeñas almohadillas de tejido inmunitario, crecen en respuesta a los gérmenes recogidos por la nariz y la boca. Las adenoides están situadas cerca de las trompas de Eustaquio. Son conductos que conectan el oído medio con la parte superior de la garganta y la cavidad nasal. Si las adenoides crecen tanto que bloquean las trompas, puede producirse dolor de oído. Es más probable que esto ocurra en la infancia, cuando las adenoides son más grandes.

Síntomas de una infección de nariz o garganta

Independientemente del tipo de infección, una persona puede presentar los siguientes síntomas:

  • dolor en la garganta que empeora al tragar
  • una tos
  • una garganta seca y rasposa
  • enrojecimiento en la parte posterior de la boca
  • mal aliento
  • glándulas inflamadas en el cuello

Otras causas

Hay otros problemas de salud que pueden causar dolor de oído al tragar. Entre ellas se encuentran las siguientes:

Amigdalitis

Esto ocurre cuando las amígdalas se infectan. La amigdalitis suele desarrollarse como una complicación de una infección de garganta, y el resultado es un gran dolor de garganta.

Un médico puede tratar la infección con antibióticos.

Absceso periamigdalino

Esta infección está asociada a la amigdalitis. Si la amigdalitis no se trata, el pus puede acumularse alrededor de una de las amígdalas y causar un dolor intenso. El dolor suele ser peor en un lado. Puede extenderse al oído y empeorar al tragar o abrir la boca. Algunos casos requieren cirugía, en la que un cirujano drena el pus acumulado a través de una incisión. También pueden ser necesarios los antibióticos.

Neuralgia glosofaríngea

El nervio glosofaríngeo está situado en la cabeza y el cuello, y los problemas con este nervio pueden causar esta rara y dolorosa afección. Los síntomas pueden incluir un dolor punzante alrededor de un oído, así como dolor en la garganta, la cara, debajo de la mandíbula o en la lengua. Algunas personas pueden controlar los síntomas con analgésicos recetados, pero en casos extremos es necesario operar.

Oído de nadador

La otitis externa se desarrolla cuando el agua entra en el canal auditivo, creando un entorno cálido y húmedo en el que pueden multiplicarse los hongos y las bacterias. El médico puede recetar gotas medicinales para los oídos, y la infección debería desaparecer en 7-10 días.

Disfunción de la articulación temporomandibular

La disfunción de la ATM se produce cuando la articulación que conecta la mandíbula con el cráneo está dañada. Una persona puede sentir dolor al masticar, hablar o tragar. También puede haber dolor en los oídos. Los tratamientos incluyen analgésicos, compresas calientes o frías, cambios en el estilo de vida, antiinflamatorios no esteroideos y descanso. Los médicos también aconsejan dejar de apretar la mandíbula y rechinar los dientes, si esto es un problema.

Oído pegajoso

Esta afección se produce cuando se acumula líquido en el interior del oído. Aunque esta afección suele ser indolora, puede provocar una pérdida temporal de la audición y la presión causada por la acumulación de líquido a veces puede causar dolor. El oído pegajoso puede no necesitar tratamiento, pero puede tardar meses en desaparecer por completo. Si la afección es grave, el médico puede colocar unos pequeños tubos denominados «ojales» en el oído para drenar el líquido.

Cera u objetos en el oído

Un dolor de oído puede ser el resultado de un objeto alojado en el oído. Un médico debe eliminar cualquier obstrucción en el oído. Las gotas para los oídos pueden utilizarse para ablandar la acumulación de cera. Si la cera del oído es particularmente persistente, el médico puede verse obligado a enjuagar el oído con agua.

Absceso dental

Una infección bacteriana puede causar una acumulación de pus en los dientes y las encías. Esta acumulación se denomina absceso dental. El dolor en el diente afectado es el principal síntoma, pero un absceso también puede causar dolor en el oído. La persona debe recibir tratamiento lo antes posible. El dentista puede drenar el pus y eliminar el absceso, lo que reducirá el dolor y otros síntomas.

Lesiones en los oídos

El dolor de oídos también puede ser consecuencia de una lesión. Introducir demasiado los auriculares en el canal auditivo o rascarlo con un dedo o un bastoncillo de algodón puede provocar una perforación del tímpano. La mayoría de las lesiones de oído se curan solas. Un tímpano perforado puede tardar varios meses en curarse completamente.

Cuándo consultar al médico

El dolor en el oído al tragar puede indicar una enfermedad subyacente.

Si una persona también tiene alguno de los siguientes síntomas, póngase en contacto con un médico lo antes posible:

  • una fiebre alta
  • sensación de calor y frío
  • secreción de líquido del oído
  • pérdida de la audición
  • hinchazón en o alrededor del oído
  • un dolor de oídos que dura más de unos días
  • vómitos
  • un fuerte dolor de garganta
  • mareos
  • infecciones de oído que se repiten con frecuencia.

Acuda al médico inmediatamente si el dolor de oídos va acompañado de una enfermedad de larga duración, como diabetes, enfermedades cardíacas, pulmonares, renales o neurológicas, o una enfermedad que debilite el sistema inmunitario.

Puede interesarle: Los oídos revelan su estado de salud: estos signos no deben ser ignorados