4 beneficios que te pierdes al desconocer el uso de las plantas medicinales

plantas medicinales

¿Te aqueja alguna gripe? ¿Sufriste alguna quemadura? Probablemente la solución esté en tu jardín, y no lo sabes.

Lo natural siempre es mejor

Ciertamente la medicina convencional tiene sus orígenes en los principios activos de las plantas, y combinada con agentes químicos han dado pie a la farmacología; pero es imposible subestimar el poder de lo natural que en muchos casos puede resultar aún más beneficioso para nuestra salud.

En las plantas medicinales podemos encontrar una gran cantidad de sustancias como el agua, la salvia y el almidón. Además de sus principios activos que son los que confieren el poder curativo. Estas plantas tienen no menos de 75 moléculas activas, a diferencia de la medicina alopática, que en el mejor de los casos tendrá solo 3.

Libre de efectos colaterales

En algunos casos la medicina alopática termina por hacer más resistente el principio activo de algunas enfermedades, causar alergias u otras reacciones adversas, mientras que las plantas medicinales son un tesoro natural que podemos utilizar para sanar o aliviar muchas afecciones sin tener que acudir a soluciones extremas.

Hoy en día, preocupa el consumo excesivo de medicamentos pensando que es lo más común o fácil para aliviar una afección, pero no tomamos en cuenta que muchas veces nuestro cuerpo puede llegar a un punto donde no haya respuesta por volverse inmune, o que resulte peor el remedio que la enfermedad. La alternativa natural siempre será mucho más saludable.

Es más económica

Todos sabemos que se nos puede ir una buena suma de dinero en una sola compra en la farmacia. Existen muchos medicamentos a un alto costo que no tendríamos la necesidad de adquirir si supiéramos aprovechar el uso de las plantas medicinales y sus múltiples beneficios.

Si te lo propones, tú mismo podrías ser el productor natural de tus plantas medicinales. ¿Qué mejor que tener en casa un pequeño huerto familiar con alguna de estas especies?  Apenas sientas una pequeña afección en la piel o en la garganta, sales a cortar una penca de sábila y asunto resuelto. ¡Qué maravilla!

No es solo para enfermedades menores

Gripes, resfriados, dolores de garganta, lesiones en la piel, quemaduras, inflamación, infecciones, y otras muchas complicaciones se pueden sanar con una buena infusión, pomadas, bebidas o aplicaciones de plantas medicinales. Sin olvidar que también pueden ser tomadas en cuenta para la prevención y tratamiento de enfermedades crónico degenerativas como el cáncer o el lupus.