Personas sedentarias tienen un 80% más riesgo de padecer cáncer

La actividad física regular previene millones de muertes prematuras cada año. Además de su bien documentada función en la prevención de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes de tipo 2, numerosos estudios han demostrado que la actividad física regular se asocia con una reducción significativa de la incidencia de varios tipos de cáncer. Es decir, que las personas sedentarias tienen mayor riesgo de padecer cáncer.

Sin embargo, este potencial de prevención sigue estando en gran medida desaprovechado. Apenas una cuarta parte de la población realiza la cantidad mínima de actividad física recomendada para reducir el riesgo de cáncer o su recurrencia. Es decir, 150 minutos de actividad física moderada a vigorosa por semana (por ejemplo, caminar a paso ligero).

8000 voluntarios observados en cada movimiento durante 5 años.

La mayor incidencia de cáncer en las personas físicamente inactivas tiene obviamente un impacto en la mortalidad asociada con esta enfermedad. Un meta-análisis de 14 estudios encontró que la inactividad física está asociada con un aumento del 13% en las muertes por cáncer.

Un aumento similar al observado para la mortalidad cardiovascular. Sin embargo, es probable que este aumento del riesgo de mortalidad sea aún mayor. Porque en este tipo de estudio, el nivel de inactividad física es estimado por los propios participantes y, por lo tanto, puede ser subestimado.

Para evitar este problema, los investigadores han reclutado 8000 voluntarios (de 45 años o más). Evaluaron objetivamente su nivel habitual de actividad física midiendo sus movimientos durante 7 días con un acelerómetro. A continuación se hizo un seguimiento de los participantes durante un período de unos 5 años. También se contó el número de personas de la cohorte que murieron de cáncer durante este período.

Los investigadores confirmaron en primer lugar la tendencia actual de las sociedades modernas hacia un mayor sedentarismo. En promedio, los participantes en el estudio habían pasado unas 13 horas de las 16 horas que llevaban despiertos en posición sentada o inactiva. Aún así, un cierto porcentaje de los voluntarios eran menos sedentarios. Esto permitió a los investigadores comparar los índices de mortalidad por cáncer entre los voluntarios más activos (sentados 11 horas o menos por día) y los más sedentarios (sentados 13 horas o más por día).

Las personas sedentarias tienen un 82% más de posibilidades de desarrollar cáncer.

Los resultados son inequívocos. En comparación con los individuos más activos, los que eran muy sedentarios tenían un 82% más de riesgo de morir de cáncer durante el período de seguimiento. En general, los investigadores estiman que después de 11 horas de estar sentado, cada hora adicional que se pasa en actividades sedentarias aumenta el riesgo de muerte por cáncer en un 16%.

Incluso con buena salud, un estilo de vida sedentario acabará afectando a la piel.

Este aumento del riesgo es independiente de los factores de riesgo tradicionales de mortalidad prematura. Entre ellas se encuentran el tabaco, la salud general y la educación, entre otras. Esto sugiere que la inactividad prolongada es un factor de riesgo independiente para la mortalidad por cáncer. En otras palabras, incluso las personas generalmente sanas tiene un mayor riesgo de morir prematuramente de cáncer si son demasiado sedentarias.

Todo cuenta, incluso las actividades más cotidianas como la limpieza y la jardinería.

Según los modelos estadísticos desarrollados por los investigadores, este aumento del riesgo de mortalidad asociado a los estilos de vida sedentarios puede invertirse simplemente moviéndose un poco más. Por ejemplo, estiman que por cada 30 minutos de ejercicio adicional al día, el riesgo de morir de cáncer disminuye en un 31%. También se observan beneficios para las actividades muy ligeras.

El simple hecho de pasar sólo 10 minutos al día haciendo tareas domésticas, jardinería o cualquier otra actividad que le quite el estar sentado, reduce el riesgo de muerte por cáncer en un 8%. Así que lo importante es moverse, sin importar el tipo de actividad que hagas.

También te puede interesar leer: Salud del cerebro: la actividad física e intelectual es fundamental

Fuentes:

Strain T et coll. Use of the pre- vented fraction for the population to determine deaths averted by existing prevalence of physical activity: a descriptive study. Lancet Global Health 2020; 8: e920.

Moore SC et coll. Leisure-time physical activity and risk of 26 types of cancer in 1.44 million adults. JAMA Intern Med. 2016; 176: 816–825.

Biswas A et coll. Sedentary time and its association with risk for disease incidence, mortality, and hospitalization in adults: a systematic review and meta-analysis. Ann. Intern. Med. 2015; 162: 123-32.

Gilchrist SC et coll. Association of sedentary behavior with cancer mortality in middle-aged and older US Adults. JAMA Oncol., publié le 18 juin 2020.