Pérdida del gusto y olfato por coronavirus: ¿cuánto tiempo dura?

Entre los síntomas más comunes y determinantes del coronavirus, están la pérdida del gusto y del olfato. Por lo general, estos síntomas desaparecen luego de un mes; es por esto que un grupo de investigadores italianos, decidió buscar más información.

El equipo de investigación estuvo conformado por expertos de las Universidades de Padua y Trieste, AULSS2 Treviso, el Centro de Referencia de Oncología de Aviano y el King’s College de Londres.

La metodología de este estudio, se basó en examinar a 202 pacientes adultos, positivos para coronavirus mediante la prueba de hisopo. Estos pacientes tenían la característica de ser moderadamente asintomáticos; de ellos, 113 presentaban pérdida de olfato y/o gusto. De estos 113, el 89% recuperó estos sentidos luego de 4 semanas.

Por lo general, 4 semanas es el tiempo que la mayoría de pacientes, alrededor del mundo, reportan que duran con estos síntomas específicos. Aunque muchos aseguran que después de 4 semanas, siguen presentándolos; incluso peor.

Sin embargo, según los autores del estudio, aunque la falta de gusto y olfato persista, no necesariamente sigue existiendo la infección. La duración de estos, se debería más bien a la intensidad con la que se presentó. «Probablemente debido a un daño más severo en el neuroepitelio olfativo», explican los expertos.

Es imprescindible que se realicen muchos más estudios, sobre todo enfocados a los síntomas post infección, las secuelas que podría dejar el virus; así como sucede en muchos casos con otras infecciones. Pues sólo con seguimiento a largo plazo a los recuperados que hayan presentado pérdida del olfato y el gusto, se podrá saber si existen casos en que no se cure. Si esto pasa, hasta ahora, el único tratamiento que podría curarlo sería la rehabilitación olfativa. Se trata de la exposición repetida a estímulos de olor bastante intentos; de esta forma se podría ayudar al epitelio a recuperar sus funciones.

También te puede interesar: Coronavirus y pérdida del olfato: ahora el mecanismo es más claro