Pérdida auditiva: Los efectos de los ruidos fuertes y la solución según un estudio

Escrito por Lorena Molina Perez

Publicado el

Actualizado el

La pérdida auditiva debido a los ruidos fuertes es un problema común que puede llevar a una pérdida auditiva permanente. A pesar de su prevalencia, todavía no se comprende completamente el mecanismo que la causa. Sin embargo, recientemente se ha descubierto una posible causa de esta condición a nivel celular, así como una forma de prevenirla.

- Publicidad -

Comprendiendo la pérdida auditiva debido a los ruidos fuertes

La pérdida auditiva debido a los ruidos fuertes es una condición en la cual la exposición prolongada a sonidos fuertes daña las células sensoriales del oído interno, lo que resulta en una disminución de la audición. Se estima que millones de adultos tienen algún tipo de pérdida auditiva debido a ruidos fuertes.

Perdida auditiva
Foto: Freepik

A pesar de la frecuencia de esta condición, los mecanismos exactos que la causan aún no se comprenden completamente. Esto dificulta la prevención y el tratamiento de la pérdida auditiva debido a los ruidos fuertes.

Un reciente descubrimiento científico

Recientemente, los científicos llevaron a cabo un estudio para comprender mejor los mecanismos de la pérdida auditiva debido a los ruidos fuertes. En este estudio, descubrieron que los ruidos fuertes afectan partes del oído a nivel molecular, perturbando la función auditiva relacionada con el zinc en la cóclea.

El zinc juega un papel importante en el cuerpo, especialmente en el apoyo al sistema inmunológico y la señalización química en el cerebro. Cuando los ratones fueron expuestos a ruidos fuertes, los niveles de zinc libre en su organismo aumentaron. Este zinc libre no está unido a una proteína y su desregulación resultó en daño y degeneración a nivel celular, manifestándose como pérdida auditiva.

Los científicos también descubrieron que un agente quelante puede reducir la pérdida auditiva. Un agente quelante es un medicamento capaz de absorber el exceso de zinc. Al administrar este agente quelante directamente en el oído interno o en el abdomen de los ratones antes de exponerlos a ruidos fuertes, los investigadores encontraron que podían reducir la pérdida auditiva.

Las implicaciones del descubrimiento

Los resultados de este estudio sugieren que la desregulación del zinc juega un papel clave en la pérdida auditiva debido a los ruidos fuertes. Al comprender este mecanismo, los científicos esperan desarrollar tratamientos para prevenir la pérdida auditiva debido a los ruidos fuertes en el futuro.

Este estudio es el primero en identificar la ubicación precisa de la señalización del zinc en el oído interno. Los investigadores también son los primeros en documentar la desregulación de la señalización del zinc en el oído interno después de la exposición a ruidos fuertes. Lo más importante es que este estudio demuestra por primera vez que la pérdida auditiva debido a los ruidos fuertes se puede mitigar mediante la administración de compuestos quelantes de zinc.

Los resultados de este estudio abren el camino a nuevas investigaciones sobre la pérdida auditiva debido a los ruidos fuertes y posibles terapias que utilizan quelantes de zinc. Incluso se está considerando el desarrollo de una píldora que las personas podrían tomar antes de una exposición conocida a ruidos fuertes para protegerse contra la pérdida auditiva.

- Publicidad -

Prevención de la pérdida auditiva debido a los ruidos fuertes

La mejor manera de tratar la pérdida auditiva debido a los ruidos fuertes es prevenirla. Es importante darse cuenta de lo dañinos que pueden ser los ruidos fuertes para nuestra audición. Experiencias han demostrado que incluso niveles de ruido de 100 decibeles, como los que se encuentran en un partido de fútbol, pueden desencadenar una liberación rápida de zinc, daños en el oído interno y pérdida auditiva.

Para comprender mejor esto, aquí hay algunos ejemplos de niveles de ruido comunes:

  • Conversación normal: 60-70 decibeles
  • Cine: 74-104 decibeles
  • Motocicletas y motocross: 80-110 decibeles
  • Música con auriculares al volumen máximo o concierto en vivo: 94-110 decibeles
  • Sirenas: 110-129 decibeles
  • Fuegos artificiales: 140-175 decibeles

La prevención de la pérdida auditiva debido a los ruidos fuertes implica tomar medidas sensatas, como usar tapones para los oídos si se sabe que se estará expuesto a ruidos fuertes. Las pautas actuales recomiendan que las personas expuestas a ruidos fuertes sigan usando protectores auditivos para mitigar los daños en la audición.

La pérdida auditiva debido a los ruidos fuertes es una condición común que puede resultar en una pérdida auditiva permanente. Aunque los mecanismos exactos que la causan aún no se comprenden completamente, recientemente se ha descubierto que la desregulación del zinc juega un papel clave en esta condición. Gracias a este descubrimiento, es posible desarrollar tratamientos y terapias para prevenir la pérdida auditiva debido a los ruidos fuertes en el futuro. También es esencial tomar medidas preventivas, como el uso de tapones para los oídos, para proteger nuestra audición de los ruidos fuertes.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados