Salud

Parkinson: dieta rica en flavonoides para prevenir y vivir más tiempo

Un nuevo estudio revela que una dieta rica en flavonoides reduce la mortalidad en personas con la enfermedad de Parkinson. Las personas con la enfermedad de Parkinson tienen un mayor riesgo de mortalidad en comparación con la población general.

Los investigadores han demostrado recientemente que una dieta rica en flavonoides, compuestos que se encuentran en alimentos de colores vivos como los arándanos, las fresas, el vino tinto y el té; reduce la mortalidad en las personas con la enfermedad de Parkinson. En este nuevo estudio, después de un diagnóstico de la enfermedad de Parkinson, las personas vivieron más tiempo cuando añadieron alimentos ricos en flavonoides a su dieta.

En la revista Neurology, investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania, Harvard y la Universidad de Queens en Belfast, Irlanda del Norte, utilizaron datos de dos estudios a largo plazo, el Nurses Health Study (NHS) y el Health Professionals Follow-up Study (HPFS), para analizar los efectos de la dieta en la longevidad de las personas con la enfermedad de Parkinson (EP).

Concretamente, los investigadores decidieron examinar el efecto de los flavonoides en la mortalidad de los pacientes de Parkinson. Los flavonoides son moléculas de origen vegetal que se encuentran de forma natural en frutas, verduras y bebidas comunes como el té y el vino tinto. Los metabolitos de los flavonoides pueden atravesar la barrera hematoencefálica y se ha demostrado que reducen el estrés oxidativo, la inflamación y el endurecimiento de las arterias, conocido como aterosclerosis.

Flavonoides, trastornos neurodegenerativos y prevención

Estas funciones moleculares particulares confieren a los flavonoides propiedades neuroprotectoras. En el sistema nervioso central, los metabolitos de los flavonoides se unen a los receptores del cerebro que controlan la sedación y la ansiedad, e incluso pueden tratar el riesgo de ataques epilépticos. También pueden unirse al receptor B de la monoaminooxidasa, un importante objetivo farmacéutico para reducir los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Por esta razón, los flavonoides han sido de gran interés para los científicos clínicos que tratan enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o el Alzheimer.

El estudio actual se basa en el trabajo anterior de los investigadores en 2012, que encontró que el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson en los hombres se redujo en un 40% cuando consumieron dietas ricas en flavonoides.

Los investigadores ya sabían que las dietas con un alto consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, frutos secos, pescado y aves de corral; un bajo consumo de grasas saturadas y un consumo moderado de alcohol pueden proteger contra la enfermedad de Parkinson.

Las personas que viven con la enfermedad de Parkinson tienen tasas de mortalidad más altas que las personas con diabetes, cáncer colorrectal, cardiopatía isquémica o enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Algunos estudios muestran un riesgo quizás ligeramente mayor y otros estudios han llegado a decir que tienen el doble de riesgo; en comparación con las personas con otras enfermedades crónicas. también hay una gran reducción de algunas de estas otras enfermedades crónicas a lo largo de los años. Así que el riesgo de cáncer, el riesgo de derrame cerebral, todos bajan significativamente; mientras que tal vez el riesgo de la enfermedad de Parkinson sube.

Los resultados del nuevo estudio

Al estudiar a 1.251 personas de los estudios NHS y HPFS, los investigadores midieron las proporciones de ingesta de alimentos como manzanas, arándanos, fresas, té, naranjas y vino tinto. Pudieron medir la ingesta dietética de estas personas durante 32 o 34 años, hasta que murieron o el estudio terminó. Para reducir el sesgo que podría causar el hecho de vivir con la enfermedad de Parkinson, debido a los cambios en la ingesta dietética como resultado de la enfermedad; los científicos cuantificaron los alimentos ricos en flavonoides antes y después de que los participantes fueran diagnosticados con la enfermedad de Parkinson.

Los participantes con la enfermedad de Parkinson que tenían una dieta rica en flavonoides antes de su diagnóstico tenían una menor mortalidad por todas las causas.

Los participantes que empezaron a consumir una dieta rica en flavonoides tras el diagnóstico de la enfermedad de Parkinson tuvieron menores tasas de mortalidad.

Los flavonoides son componentes alimentarios naturales de origen vegetal, ricos en frutas y verduras. Dan a estas plantas una gran variedad de colores. Los investigadores creen que adoptar una dieta saludable rica en frutas y verduras de colores (por ejemplo, bayas) inmediatamente después del diagnóstico de la enfermedad de Parkinson podría ralentizar la progresión de la enfermedad y mejorar las tasas de supervivencia.

Los cambios en el estilo de vida podrían ralentizar la progresión de la enfermedad de Parkinson

Adoptar un estilo de vida saludable, como la actividad física y un patrón de alimentación saludable con altas ingestas de frutas y verduras de colores. Un gran número de estudios también apoyan los posibles efectos neuroprotectores del café y el té.

Puede interesarle: 7 buenas razones para comer más brócoli