Salud

Paracetamol efervescente: cuidado con los riesgos cardiovasculares y de infarto

Los investigadores alertan sobre el consumo de paracetamol. Dicen que la gente debería intentar evitar tomar paracetamol efervescente que contenga sal; tras los resultados de un amplio estudio que muestra una relación con un riesgo significativamente mayor de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca y muerte. El estudio, en el que participaron casi 300.000 pacientes registrados en médicos de cabecera del Reino Unido, se publicó en la revista European Heart Journal.

Demasiada sal en el paracetamol efervescente

El sodio, uno de los principales componentes de la sal; se utiliza a menudo para ayudar a los medicamentos como el paracetamol (también conocido como acetaminofén) a disolverse y desintegrarse en el agua. Sin embargo, las formulaciones efervescentes y solubles de los comprimidos de paracetamol de 0,5 g pueden contener 0,44 y 0,39 g de sodio, respectivamente. Si una persona tomara la dosis máxima diaria de dos comprimidos de 0,5 g cada seis horas, consumiría 3,5 y 3,1 g de sodio respectivamente. Esta cifra supera la ingesta diaria total de 2 g recomendada por la Organización Mundial de la Salud. Hay otras fórmulas que contienen muy poco o ningún sodio.

Exceso de sal y problemas cardiovasculares

Se sabe que el exceso de sal en la alimentación es un importante problema de salud pública; y se asocia a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares (ECV) y de muerte en pacientes con hipertensión arterial. Los investigadores, dirigidos por el profesor Chao Zeng, del Hospital Xiangya de la Universidad Central del Sur de Changsha (China), analizaron los datos de la red británica de mejoramiento de la salud, que es una base de datos médicos electrónicos que contiene los registros de los médicos de cabecera de unos 17 millones de personas.

Aumento de los accidentes cerebrovasculares y de la insuficiencia cardíaca

Analizaron a 4.532 pacientes con hipertensión arterial a los que se les recetó paracetamol con sodio; y los compararon con 146.866 pacientes con hipertensión arterial a los que se les recetó paracetamol sin sodio. También compararon a 5.351 pacientes sin presión arterial alta; a los que se les recetó paracetamol con sodio con 141.948 pacientes sin presión arterial alta a los que se les recetó paracetamol sin sodio. La edad de los pacientes oscilaba entre los 60 y los 90 años y fueron seguidos durante un año.

Los investigadores descubrieron que el riesgo de infarto, ictus o insuficiencia cardíaca al cabo de un año en los pacientes hipertensos que tomaban paracetamol con sodio era del 5,6% (122 casos de ECV), frente al 4,6% (3051 casos de ECV) en los que tomaban paracetamol sin sodio. El riesgo de muerte también fue mayor; el riesgo a un año fue del 7,6% (404 muertes) y del 6,1% (5510 muertes), respectivamente.

El aumento del riesgo fue similar en los pacientes sin hipertensión

En las personas que tomaban paracetamol con sodio, el riesgo de sufrir una ECV a un año era del 4,4% (105 casos de ECV) y del 3,7% (2.079 casos de ECV) en las personas que tomaban paracetamol sin sodio. El riesgo de muerte fue del 7,3% (517 muertes) y del 5,9% (5.190 muertes), respectivamente.

El profesor Zeng concluyó en su estudio: «También descubrimos que el riesgo de enfermedad cardiovascular y de muerte aumentaba con la duración del uso de paracetamol que contiene sodio. El riesgo de enfermedad cardiovascular aumentó en una cuarta parte en los pacientes con hipertensión arterial que recibieron una receta de paracetamol con sodio, y en casi la mitad en los pacientes que recibieron cinco o más recetas de paracetamol con sodio. Se observaron aumentos similares en personas sin presión arterial alta. El riesgo de muerte también aumentó con el aumento de las dosis de paracetamol que contiene sodio, tanto en pacientes con y sin presión arterial alta».

Solo en el Reino Unido, en 2014, se recetaron 42 millones de medicamentos que contenían paracetamol

El sodio se utiliza ampliamente en las formulaciones de medicamentos para mejorar la solubilidad y la desintegración. En un editorial que acompaña al artículo de investigación, Alta Schutte, profesora de medicina cardíaca, vascular y metabólica de la Universidad de Nueva Gales del Sur y del Instituto George para la Salud Global, de Sídney (Australia) y Bruce Neal, director ejecutivo del Instituto George y profesor de epidemiología clínica del Imperial College de Londres (Reino Unido), escriben que solo en el Reino Unido, en 2014, se recetaron 42 millones de medicamentos que contenían paracetamol, y que se vendieron otros 200 millones de paquetes sin receta.

«Esto equivale a unas 6.300 toneladas de paracetamol vendidas cada año en el Reino Unido; y la cifra de Francia se acerca a las 10.000 toneladas. Afortunadamente, sólo una pequeña proporción de las fórmulas de paracetamol contienen sodio; pero con la creciente popularidad de los fármacos de acción rápida y las bebidas gaseosas, los efectos adversos del consumo de sodio relacionado con los fármacos parece que van a aumentar en lugar de disminuir», escriben.

El profesor Zeng dijo que los médicos y los pacientes deben ser conscientes de los riesgos asociados al paracetamol, que contiene sodio, y evitar su consumo innecesario, especialmente cuando el medicamento se toma durante un largo periodo de tiempo.

Puede interesarle: ¿Cuáles son las infusiones para depurar el hígado?