Salud

Otitis: Cómo tratar las infecciones de oído

Las infecciones virales o bacterianas pueden producirse en el oído medio. Suelen causar dolor, inflamación y acumulación de líquido. Alrededor del 75% de los niños tienen al menos una infección de oído antes de los 3 años. Las infecciones de oído son la razón más común por la que los niños buscan atención médica.  Las infecciones de oído se conocen bien, y su frecuencia hace que se realicen investigaciones a menudo. Este artículo explica los síntomas y las causas de las infecciones de oído, las opciones de tratamiento disponibles y los diferentes tipos y métodos de prueba.

Algunos datos sobre las infecciones de oído:

  • He aquí algunos puntos clave sobre las infecciones de oído.
  • Las infecciones de oído son más frecuentes en los niños que en las niñas.
  • La mayoría de las infecciones de oído mejoran sin tratamiento.
  • Vacunar al niño contra la gripe puede ayudar a prevenir las infecciones de oído.
  • Las biopelículas de bacterias resistentes a los antibióticos podrían ser la causa de casos prolongados y repetidos de infecciones de oído.
  • El tabaquismo pasivo aumenta el riesgo de infecciones de oído.

¿Qué es una infección de oído?

Las infecciones de oído son muy comunes y afectan a 5 de cada 6 niños en sus primeros 3 años. Una infección de oído es una infección bacteriana o viral del oído medio. Esta infección provoca la inflamación y la acumulación de líquido en los espacios internos del oído. El oído medio es un espacio lleno de aire situado detrás del tímpano. Contiene huesos vibrantes que convierten los sonidos del exterior del oído en señales significativas para el cerebro. Las infecciones de oído son dolorosas porque la inflamación y la acumulación de exceso de líquido aumentan la presión sobre el tímpano.

Una infección de oído puede ser aguda o crónica. Las infecciones crónicas pueden dañar permanentemente el oído medio.

Síntomas

En los adultos, los síntomas son simples. Los adultos con una infección de oído experimentan dolor y presión en el oído, líquido en el oído y reducción de la audición. Los niños tienen una gama más amplia de signos. Estos incluyen:

  • tirones o jalones de la oreja
  • dolor en el oído, especialmente al acostarse
  • dificultad para dormir
  • pérdida de equilibrio
  • dificultad para oír
  • fiebre
  • falta de apetito
  • dolores de cabeza

Tipos

Las infecciones de oído se dividen generalmente en tres categorías.

Otitis media aguda (OMA)

La OMA es la forma más común y menos grave de infección de oído. El oído medio se infecta y se hincha, y el líquido queda atrapado detrás del tímpano. También puede aparecer fiebre.

Otitis media con derrame (OME)

Una vez que la infección del oído ha seguido su curso, puede quedar líquido detrás del tímpano. Una persona con OME puede no tener ningún síntoma, pero un médico podrá detectar el líquido restante.

Otitis media crónica con derrame (OMD)

La OMD se caracteriza por el retorno repetido de líquido al oído medio, con o sin presencia de infección. Esto conduce a una reducción de la capacidad para combatir otras infecciones y tiene un impacto negativo en la capacidad auditiva.

Causas

Una infección de oído suele comenzar con un resfriado, una gripe o una reacción alérgica. Estos factores aumentan la cantidad de moco en los senos paranasales y ralentizan el drenaje del líquido a través de las trompas de Eustaquio. La enfermedad inicial también inflama las fosas nasales, la garganta y las trompas de Eustaquio.

El papel de las trompas de Eustaquio

Las trompas de Eustaquio conectan el oído medio con la parte posterior de la garganta. Los extremos de estos tubos se abren y cierran para regular la presión del aire en el oído medio, reponer el suministro de aire a esta zona y drenar las secreciones normales. Una infección respiratoria o una alergia pueden bloquear las trompas de Eustaquio, provocando la acumulación de líquido en el oído medio. La infección puede producirse si este fluido se infecta con bacterias. Las trompas de Eustaquio de los niños pequeños son más pequeñas y horizontales que las de los niños mayores y los adultos. Esto significa que es más probable que el líquido se acumule en los tubos en lugar de drenar, lo que aumenta el riesgo de infección del oído.

El papel de las adenoides

Las adenoides son almohadillas de tejido en la parte posterior de la cavidad nasal. Reaccionan ante el paso de bacterias y virus y desempeñan un papel en la actividad del sistema inmunitario. Sin embargo, las adenoides a veces pueden atrapar bacterias. Esto puede provocar una infección e inflamación de las trompas de Eustaquio y del oído medio. Las adenoides están cerca de las aberturas de las trompas de Eustaquio y, si se hinchan, pueden hacer que las trompas se cierren. Los niños tienen adenoides relativamente grandes y más activas que los adultos. Por lo tanto, los niños son más susceptibles a las infecciones de oído.

Tratamientos

Los bebés menores de 6 meses necesitan tratamiento antibiótico para ayudar a prevenir la propagación de la infección. La amoxicilina suele ser el antibiótico de elección. En el caso de los niños de 6 meses a 2 años, los médicos suelen recomendar vigilar al niño sin administrarle antibióticos, a menos que haya signos de una infección grave. Las infecciones de oído suelen desaparecer sin tratamiento, y la única medicación necesaria es el control del dolor. Los antibióticos sólo se utilizan en los casos más graves o prolongados.

Hay que tener cuidado en estas áreas:

– niños de 6 a 23 meses con dolor de oído interno leve en un oído durante menos de 48 horas y una temperatura inferior a 39° Celsius

– niños de 24 meses o más con dolor de oído interno leve en uno o ambos oídos durante menos de 48 horas y una temperatura inferior a 39° Celsius

– Para los niños mayores de 2 años, normalmente no se prescriben antibióticos. El uso excesivo de antibióticos conduce a la resistencia a los mismos. Esto puede significar que las infecciones graves sean más difíciles de tratar.

Una compresa caliente, como una toalla, puede aliviar el oído afectado.

Prevención

Las infecciones de oído son muy comunes, especialmente en los niños. Esto se debe a un sistema inmunitario inmaduro y a las diferencias en la anatomía del oído. No hay ninguna forma garantizada de prevenir las infecciones, pero una serie de recomendaciones pueden reducir el riesgo:

Los niños vacunados tienen menos probabilidades de sufrir infecciones de oído. Pregunte a su médico sobre las vacunas contra la meningitis, el neumococo y la gripe.

Lávese las manos y las de su hijo con frecuencia. Esto le ayudará a evitar el contagio de bacterias a su hijo y a evitar que coja resfriados y gripe.

Evite exponer a su hijo al humo de segunda mano. Los bebés que pasan tiempo rodeados de fumadores tienen más probabilidades de sufrir infecciones de oído.

Amamantar a los bebés siempre que sea posible. Esto ayuda a reforzar su inmunidad.

Cuando le dé el biberón al bebé, hágalo sentado para reducir el riesgo de que la leche se filtre al oído medio. No deje que el bebé chupe el biberón mientras está acostado.

No use antibióticos a menos que sea necesario. Las infecciones de oído son más probables en los niños que han tenido una infección de oído en los 3 meses anteriores, especialmente si han sido tratados con antibióticos.

Las infecciones de oído forman parte de la infancia de la mayoría de las personas. Pueden ser dolorosas, pero presentan muy pocos problemas a largo plazo si se gestionan adecuadamente.

Puede interesarle: ¿Cómo se pueden curar naturalmente la gastroenteritis y la gastritis?