Bienestar

Osteoporosis: la naturopatía como una solución eficaz

La osteoporosis es una disminución de la densidad ósea; está relacionada con la edad y con algunos otros factores conocidos y otros desconocidos completamente en el tratamiento convencional. El enfoque integral de la medicina naturista sobre la osteoporosis puede ayudarte a combatir la descalcificación y darte soluciones que nunca oirás en otro lugar.

La osteoporosis es una disminución de la densidad ósea que hace que los huesos se vuelvan quebradizos. Un hueso está compuesto por una red de proteínas que se adelgaza con la osteoporosis y los minerales ya no pueden adherirse a ella. Para comprender el mecanismo de la osteoporosis, es necesario saber que un hueso está «vivo», en perpetuo cambio: es destruido permanentemente por células destructivas llamadas osteoclastos y es reconstruido permanentemente por células constructoras llamadas osteoblastos. La disminución de la densidad ósea se producirá cuando las células «destructivas» sean demasiado numerosas en comparación con las «células constructoras».

Así, contrariamente a la creencia popular, el debilitamiento del hueso no es una simple falta de calcio, sino que se debe más bien a una renovación del hueso que duele.

La disminución de la densidad ósea se verá favorecida por:

  • La menopausia: Los estrógenos frenan la actividad de los osteoclastos (destructores) y la progesterona activa los osteoblastos (constructores): la menopausia contribuirá así a acelerar la destrucción de la estructura ósea.
  • El estilo de vida sedentario
  • Envejecimiento
  • Acidosis tisular (concentración anormal de compuestos ácidos en el cuerpo)
  • Causas médicas: afecciones de tiroides o paratiroides, uso prolongado de corticoides, enfermedad de Cushing…

No hay dolor

La osteoporosis es indolora. El médico lo diagnostica con una densitometría ósea.
La respuesta naturista: dieta y ejercicio. Una vez descartada cualquier forma de patología, un estilo de vida saludable ayudará a mantener los huesos fuertes a cualquier edad con una dieta adaptada, ejercicio físico y, si es necesario, suplementos alimenticios. También será muy beneficioso dejar de fumar y reducir el consumo de alcohol.

Dieta

La dieta debe proporcionar suficientes proteínas para fortalecer la estructura ósea, pero no demasiadas para evitar la acidosis tisular, que extraerá el calcio de los huesos.
Como el cuerpo no almacena proteínas, es preferible dividir la ingesta consumiéndolas durante dos o incluso tres comidas. Para promover la asimilación, estas proteínas pueden combinarse con un poco de cereal o patatas.

Se debe entonces cuidar de tener un consumo suficiente de vitaminas, minerales y oligoelementos, principalmente de calcio, pero también de vitamina D, vitamina C, silicio, etc., así como de una vitamina menos conocida, la vitamina K2, producida naturalmente por la flora intestinal sana, que tiene un papel importante en la fijación del calcio en la estructura ósea. Encontramos mucho en el natto, una pasta de soja fermentada, pero poco en nuestra dieta: en algunos quesos, el chucrut…

Todos estos elementos serán proporcionados por las verduras y frutas que se consumen a diario, así como por las actividades al aire libre para la vitamina D.

Atención: una masticación insuficiente, la inflamación del intestino o la falta de acidez estomacal pueden perturbar la asimilación de estos nutrientes.

Suplementos alimenticios y superalimentos

Dependiendo de las necesidades individuales y de la dieta diaria, puede ser interesante incluir en su dieta ciertos «súper alimentos» como la ortiga en polvo, las semillas de Chia, las bayas secas, la cola de caballo, el lithothamnion, la espirulina, el gomasio (sésamo triturado)… Si es necesario, también puede considerarse un suplemento: vitamina D, vitamina K2, silicio… Para ello, pida consejo a un profesional de la salud.

Un ejemplo de una comida

  • Desayuno: 1 huevo o queso de cabra u oveja, con un poco de pan integral de masa madre orgánica.
  • Almuerzo: crudités con una vinagreta y un poco de polvo de ortiga
    luego proteínas de aves, pescado o vegetales con brócoli, un poco de arroz medio lleno y un chorrito de aceite de oliva y espolvoreado con gomasio o algas secas
  • Cena: una sopa de calabaza con leche de coco y algunos cubos de tofu ahumado.
    Las frutas se comerán más bien fuera de las comidas, así como las bebidas (agua, té verde…). Si necesita un postre: un pudín casero con poco azúcar hecho con semillas de chia, compota de manzana sin azúcar con 1 cucharadita de lithothamnion, 1 cuadrado de chocolate negro… Todo lo más posible de calidad orgánica sin o con muy pocos productos refinados, industriales y dulces…

Ejercicio físico

El ejercicio físico es extremadamente beneficioso para la fuerza de los huesos porque activa los osteoblastos (constructores). No todos los deportes son iguales para la prevención de la osteoporosis. Es aconsejable favorecer a los que tienen capacidad de carga para que haya resistencia al esfuerzo: deportes o ejercicios en los que «se carga» o se utilizan pesos. Así, todos los ejercicios en los que se camine, se corra o se salte serán beneficiosos: caminar, trotar, escaleras, trampolín, step, baile, juegos de pelota… Y también los ejercicios con pesas o elásticos.

Por supuesto, uno practicará un deporte en relación con sus posibilidades y su salud.

Controversia: ¿con o sin productos lácteos?

Desde un punto de vista naturista, la leche de vaca es rica en calcio, pero este último está bastante mal asimilado y puede tener efectos negativos en la salud. Así, la col y otras verduras, los frutos secos, el puré de sésamo, las almendras, los pequeños peces con espinas, las algas… serán preferidos para llenarse de calcio.

Nuestro cuerpo nos habla – el simbolismo psicosomático

La osteoporosis puede provenir de una sensación de inutilidad que se ha ido acumulando con el tiempo.

Cosas para recordar: practique una actividad física regular (caminar, trotar, hacer ejercicio con pesas…) si es posible al aire libre y coma suficientes proteínas sin exceso y muchas verduras.

La información y los consejos que figuran en este artículo se dan a título informativo únicamente y no pueden considerarse en modo alguno como consejos médicos personalizados. Tampoco pueden sustituir una consulta o un diagnóstico realizado por un médico o profesional de la salud, que es el único que puede evaluar su estado de salud e intervenir sobre un síntoma.

 

Fuente: Anne Peradotto, médico naturista
Médico Naturópata, graduado de la escuela CENATHO, certificado por la Federación Francesa de Escuelas de Naturopatía (www.lafena.fr), miembro de los Naturópatas de Francia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.