Nutrición

8 síntomas de salud que los hombres no deben ignorar

Según un estudio publicado en el International Journal of Clinical Practice, los hombres tienden a acudir al médico con menos frecuencia que las mujeres.

Pueden saltarse las revisiones anuales, ignorar los síntomas o retrasar la obtención de ayuda médica cuando la necesitan. En algunos casos, estos retrasos pueden ser peligrosos. El diagnóstico y el tratamiento tempranos suelen mejorar el resultado de muchos problemas de salud.

Las hemorragias graves, el dolor en el pecho y la fiebre alta son síntomas que justifican la atención médica urgente. ¿Pero qué pasa con otros síntomas, como la necesidad de orinar más a menudo o el esfuerzo para ir al baño? ¿Podrían ser síntomas de una enfermedad grave?

Es importante que acudas a tu médico cuando creas que algo va mal. Tanto si se trata de una pérdida de peso involuntaria como de un cambio en tus hábitos de aseo, aquí tienes ocho síntomas que podrían ser una señal de algo serio.

Si experimentas alguno de estos síntomas, pide una cita con tu médico o acude a urgencias para recibir la atención que necesitas.

  1. Masa mamaria

Puede que pienses que el cáncer de mama es una enfermedad que sólo afecta a las mujeres, pero esto no es cierto. Acude a tu médico si notas un bulto o un engrosamiento del tejido del pecho, o si el pezón se vuelve oscuro, rojo o empieza a supurar. El diagnóstico precoz es la clave para obtener el tratamiento que necesitas.

Toma las riendas de tu salud pidiendo una cita con tu médico si notas alguno de estos síntomas. Puede tratarse de un signo natural de envejecimiento o de una afección de fácil tratamiento, pero es importante descartar cualquier causa grave. En algunos casos, estos síntomas pueden indicar que tienes un problema médico grave. Reconocer y tratar un problema a tiempo puede mejorar las posibilidades de una recuperación completa.

  1. Falta de aire

El dolor torácico es un signo común de un ataque al corazón, pero hay otros signos de los que puedes no ser consciente. Aunque los síntomas de un ataque al corazón pueden variar de una persona a otra, hay algunas señales de advertencia de que puedes estar en riesgo, como la falta de aliento al hacer un esfuerzo. Por ejemplo, si te cuesta recuperar el aliento después de una caminata fácil, esto puede ser un signo temprano de isquemia coronaria. La enfermedad arterial coronaria es una obstrucción parcial o total de una arteria que lleva sangre al corazón. Una obstrucción completa puede provocar un ataque al corazón.

Pide una cita con tu médico si experimentas dolor en el pecho o dificultad para respirar. Acude a urgencias si sientes síntomas de un ataque al corazón, como:

  • presión en el pecho
  • una sensación de opresión en el pecho
  • dificultad extrema para respirar
  • mareos
  1. Ronquidos excesivos

Los ronquidos crónicos y fuertes pueden ser un signo de apnea obstructiva del sueño. En este caso, los músculos de la garganta se relajan y bloquean temporalmente las vías respiratorias mientras duermes. Esto puede causar problemas respiratorios y alterar el patrón de sueño. Estas constantes interrupciones pueden hacer que te sientas somnoliento o cansado, incluso después de haber dormido lo suficiente. Si no se trata, la apnea del sueño puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, insuficiencia cardíaca o ritmos cardíacos anormales. Los ronquidos y la apnea obstructiva del sueño también se han relacionado con la obesidad y la diabetes de tipo 2.

  1. Heces negras o con sangre

El color de las heces puede cambiar de un día para otro, en función de los alimentos que se ingieren y de los medicamentos que se toman. Por ejemplo, si comes remolacha, tus heces pueden tener un color rojo preocupante. Asimismo, los suplementos de hierro y algunos medicamentos para la diarrea pueden hacer que las heces se vuelvan temporalmente negras o de color alquitrán. Todo lo que está en el espectro marrón o verde es normal. Pero si tus heces son negras, con sangre o pálidas, puede indicar que tienes un problema. En algunos casos, este problema puede ser grave.

Las heces negras pueden indicar una hemorragia en el tracto gastrointestinal superior. Las heces marrones o con sangre pueden indicar una hemorragia en el tracto gastrointestinal inferior. Tu médico probablemente comprobará si hay signos de hemorragia, hemorroides o úlceras. Las heces ligeramente coloreadas pueden indicar un problema en el hígado o en los conductos biliares. Si notas algún cambio inusual en el color de las heces, ponte en contacto con tu médico inmediatamente.

  1. Ardor de estómago frecuente

Muchas personas tienen acidez ocasional después de comer una hamburguesa grasienta o mucha pasta. Pero si tienes ardor de estómago después de cada comida, es posible que padezcas la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Esta afección también se conoce como reflujo ácido. Si tienes reflujo ácido, el ácido del estómago vuelve a subir al esófago. Si no se trata, este ácido estomacal puede erosionar el tejido del esófago y causar irritación o úlceras. En casos raros, la ERGE crónica puede provocar cáncer de esófago. Los síntomas de la ERGE también pueden simular otras afecciones raras pero tratables. En algunos casos, se puede pensar que se tiene acidez de estómago cuando en realidad se tienen problemas de corazón. Acude a tu médico si has tenido acidez de estómago durante mucho tiempo.

  1. Orinar con frecuencia

Orinar con frecuencia puede ser un signo de diabetes. La diabetes puede hacer que orines con frecuencia porque tus riñones tienen que trabajar más de la cuenta para eliminar el exceso de azúcar de la sangre. Los problemas de próstata también pueden causar micción frecuente. Otros síntomas de problemas de próstata son la disminución del flujo al orinar, las molestias en la zona pélvica y la presencia de sangre en la orina o el semen. La hiperplasia prostática benigna, o agrandamiento de la próstata, es una afección común en los hombres mayores. Aunque es frecuente, no hay que ignorar sus síntomas, ya que pueden coincidir con los de otras afecciones más graves.

Consulta a tu médico si experimentas alguno de los síntomas anteriores.

  1. Disfunción eréctil

Además de los problemas de rendimiento sexual, la disfunción eréctil puede ser un signo de un problema más grave, como una enfermedad cardiovascular.

La disfunción eréctil también puede estar causada por el aumento del estrés o la depresión. Si tienes estos problemas, habla con tu médico sobre las opciones de medicación y asesoramiento en salud mental. La disfunción eréctil es una enfermedad que los médicos suelen tratar. Cuanto antes aborde el problema, antes podrá encontrar una solución.

  1. Estreñimiento

El estreñimiento ocasional es normal. La mayoría de las personas lo sufren de vez en cuando, y suele ser más frecuente a partir de los 50 años. Pero el estreñimiento crónico puede ser más preocupante. El estreñimiento crónico puede hacer que empujes y te esfuerces cuando intentas defecar. Esto aumenta el riesgo de desarrollar hemorroides, que pueden causar sangrado y molestias alrededor del recto. El estreñimiento crónico también puede ser un signo de que algo impide que las heces salgan correctamente. Un tumor, un pólipo o un pliegue en el intestino pueden bloquear el colon. También puedes tener una enfermedad subyacente que provoque una motilidad anormal en el colon.

El diagnóstico precoz es importante para descartar enfermedades graves, como el cáncer de colon.

También puede interesarle:

Síguenos en Google Noticias