Obesidad Infantil : Riesgos, Problemas y Cuidados

Obesidad Infantil

La obesidad infantil es una afección de salud bastante delicada y es más común de lo que parece, por tal razón se hace primordial conocer cuáles son los riesgos que corren los pequeños que la padecen y los cuidados que los padres deben tener para tratarla eficazmente.

Atrás quedaron los días cuando se creía que un niño con unos kilitos demás, era un niño más fuerte, resistente y saludable. Diversos estudios médicos se han encargado de hacer conciencia sobre esa absurda creencia.

Ten en cuenta que lo importante no es que tan gordo o delgado se ve tu hijo, su contextura no determina que realmente está sano y que se está desarrollando adecuadamente.

Riesgos de salud para los niños que padecen obesidad

  • Los niños que sufren de obesidad posiblemente continúen sufriéndola en su etapa de adultez, con lo que aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares o diabetes.
  • Otro riesgo importante es el desarrollo de una condición grave de malnutrición, ya que esta es la causa principal de la obesidad. Un niño obseso por lo general consumirá gran cantidad de grasas y azúcar en su dieta, dejando de lado las vitaminas, minerales y micronutrientes esenciales.
  • La obesidad infantil supone un riesgo en cuanto al desarrollo social del pequeño, de allí surgen conductas introvertidas, rebeldes o agresivas en el comportamiento del niño. Lo que desencadena en problemas emocionales.
  • Los casos de obesidad en la familia como parte de la genética también representan un riesgo, por lo que debes procurar que tu hijo mantenga una alimentación balanceada.

Cuidados para prevenir y tratar la obesidad infantil

  • Mantén hábitos alimenticios saludables de acuerdo con la edad, cantidades de comida y crecimiento de tu hijo.
  • La dieta del niño debe ser equilibrada y contener alimentos de todos los grupos para que le aporten vitaminas, minerales, fibra, hidratos de carbono, entre otros componentes nutricionales importantes. Para ello debes incorpora en su dieta frutas, verduras, vegetales, carnes magras, pescados, huevos, lácteos, arroz, pasta, legumbres, cereales. Al tiempo que debes evitar los alimentos procesados, pasteurizados e industrializados.
  • La hidratación es fundamental. Procura que consume una cantidad de agua adecuada, de acuerdo a su nivel de actividad. Si lo acostumbras desde pequeño a tomar agua durante el día, esto se convertirá en un hábito saludable para su futuro.
  • Motiva a tu hijo a hacer deportes como nadar, montar bicicleta, correr, jugar a la pelota, cualquier actividad física que lo haga salir del sedentarismo y socializar con niños de su edad. Limita las horas frente al televisor, en videojuegos o la computadora.

La buena alimentación de tu hijo tendrá resultados favorables para su futuro, una buena nutrición contribuye a mejorar su aprendizaje, capacidad de pensamiento, desarrollo social y habilidad para comunicarse. Además, lo más importante, disfrutará de salud y bienestar. Mantente alerta y toma las precauciones necesarias para prevenir y tratar a tiempo la obesidad infantil.