¡Nunca es tarde para dejar de fumar!

dejar de fumar

Dejar de fumar está bien, ¡pero no siempre es fácil confiar solamente en su voluntad propia para hacer frente a la tentación! Existen varias opciones para ayudar a mantener su resolución. Y usted, ¿cuál elegiría?

Los sustitutos nicotínicos son el método más conocido y más utilizado y abundan en las farmacias. Parches, inhaladores, pastillas, chicles u otros de eficacia comparable, cada uno puede elegir la forma que mejor le convenga.

Eficaces en los fumadores dependientes a la nicotina, estos sustitutos triplican las posibilidades de dejar de fumar en los tres primeros meses, y las duplican en un año luchando contra los efectos de la abstinencia.

Soluciones con contra-indicaciones

Para aquellos que prefieren adoptar una medicina más convencional, existen varios productos también reembolsados: El Bupropión LP ( Zyban ) y la Vareniclina (Champix) son los más conocidos. Si el primero actúa sobre los receptores de dopamina suprimiendo los síntomas de abstinencia, el segundo actúa a su vez directamente en el cerebro, para que el cigarrillo deje de producir una sensación de placer.

Recomendado para los grandes fumadores, la tasa de éxito de estos productos es de aproximadamente 20 % en un año. Sin embargo, los numerosos efectos secundarios (depresión severa en el caso de Champix) y las contraindicaciones llevan algunos médicos a prescribirlos lo menos posible.

Las terapias cognitivo-conductuales reembolsadas

Otros acuden a la terapia cognitivo-conductual (TCC). Un paciente multiplica por dos sus posibilidades de dejar de fumar a los 6 meses.

A pesar de esto, este método, al igual que los dos primeros, es reconocido por el INPES (Instituto Nacional para la Prevención y Educación para la Salud). La TCC se divide entre 10 a 25 sesiones de 45 minutos donde se trabaja la motivación para dejar de fumar junto con el terapeuta. También es parcialmente reembolsada y puede asociarse con una de las dos primeras soluciones.

La acupuntura, la terapia auricular y la hipnosis, los pequeños extras que pueden cambiarlo todo
Luego vienen las fórmulas cuya eficacia resulta más difícil de demostrar a medio plazo: la acupuntura, la mesoterapia (inyecciones intradérmicas), la hipnosis y la auriculopuntura (sub-disciplina de la acupuntura centrada en el oído). El número de sesiones y los resultados varían completamente dependiendo del paciente y de la importancia de su consumo al iniciar el tratamiento. Pero en la mayoría de los casos, se trata de una ayuda muy valiosa que puede inclinar la balanza.

Elegir el momento adecuado

Todos estos métodos deben complementar un verdadero deseo de dejar de fumar: por ejemplo, es prácticamente inútil querer dejar de fumar durante un período muy estresante en su trabajo. También es necesario adoptar un estilo de vida saludable: una alimentación sana y la práctica regular de una actividad física le evitarán por un lado ganar peso, y compensarán por otro lado los síntomas de abstinencia debidos a la falta de nicotina.