Nueva teoría sobre el origen del coronavirus: ya existía, estaba inactivo

Una nueva e impactante teoría sobre el origen del coronavirus Sars-CoV-2 salió a la luz y tiene en shock al mundo científico. El autor es Tom Jefferson, epidemiólogo del Centro de Medicina Basada en la Evidencia (CEBM) de la Universidad de Oxford y profesor de la Universidad de Newcastle

El profesor Jefferson asegura que muy posiblemente el origen del coronavirus no fue Wuhan, como se ha creído hasta ahora. Este virus ya existía desde mucho antes; estaba latente, inactivo, esperando las condiciones para «despertar» y multiplicarse de la forma que lo ha hecho.

El experto asegura que: «Con el CEBM realizamos resúmenes y revisiones de los estudios que se publican. En estos meses, obviamente estamos trabajando en la revisión de los estudios sobre Sars-Cov-2. Es en este ámbito donde hemos comenzado a reunir todas las pruebas y estudios sobre las condiciones ambientales y meteorológicas, y también sobre otras posibles condiciones, que podrían haber desencadenado y favorecido la pandemia. Una de las líneas que seguimos es la presencia del virus en las heces. Ya desde marzo algunos colegas, como lo demuestran los estudios en ‘preprint’ en revistas internacionales, están diciendo: ‘Mira hay cantidades impresionantes de fragmentos virales en pozos negros, alcantarillas, drenajes'».

También aclara que esto no es nada nuevo; «incluso en los casos de Sars-1 y Mers, hemos visto lo mismo. En el caso de Sars-1, en el complejo residencial «Amoy Gardens» en Hong Kong, hubo una posible contaminación debido a la atomización de las heces por la descarga en los inodoros utilizados por varias personas. Al revisar estos estudios hemos hecho una especie de carrera hacia atrás en el tiempo». Es desde esta revisión de estudios pasados que se crea esta teoría, que cambiaría la historia de esta pandemia.

El coronavirus podría estar en circulación desde marzo de 2019

Los estudios donde se han reportado presencia del virus en las heces, consisten en la recolección de aguas residuales de las alcantarillas; luego se les marca según la fecha y se congelan.

Pero lo que encontraron interesante Jefferson y su equipo, son precisamente esas fechas. El profesor cuenta que «un estudio realizado en Italia por el Istituto Superiore di Sanità evidencia muestras de heces fecales positivas para el nuevo coronavirus en Milán, sólo dos días después de Codogno. Pero, aún más interesante resulta un informe sobre un paciente franco-argelino que dio positivo ya a finales de diciembre de 2019. Luego hay un estudio que informa de heces positivas para el coronavirus en Brasil, en Santa Catalina, en noviembre de 2019. En Barcelona se analizaron muestras desde enero de 2018 hasta la fecha, y no sólo se encontraron muestras positivas 45 días antes del primer caso oficial en Barcelona (25 de febrero), sino también residuos del genoma viral que se remontan a marzo de 2019».

Todos estos datos apuntarían hacia una nueva teoría sobre el origen del coronavirus. Pues aunque se necesita más información para confirmar, podría decirse que el virus apareció muchos meses antes que se supiera de él oficialmente; sería por lo menos desde marzo de 2019.

«No quiero descartar la posibilidad de que el virus se originara en Wuhan; lo que decimos como CEBM es que es posible que se originara en Wuhan, pero – a la luz de estos estudios que he mencionado – nadie puede decir con certeza. Una cosa que me gustaría añadir es que en estos estudios se han encontrado en heces o viriones que ya no se pueden replicar o fragmentos del genoma viral: en definitiva, no es el caso de alarmarse, desde este punto de vista».

También te puede interesar leer: Las secuelas del coronavirus: las consecuencias después de curarse