Nueces y frutos secos: conoce sus grandes efectos en los intestinos

Los beneficios para la salud atribuidos a las nueces y frutos secos no sólo se deben a sus buenas grasas. También implican una actividad prebiótica crucial para la salud intestinal y la inmunidad.

Numerosos estudios han informado de relaciones que promueven la salud para el consumo de frutos secos. Desde el punto de vista nutricional, se sabe que los frutos secos son una fuente de lípidos de elección, ya que son principalmente insaturados por naturaleza, y algunos de ellos tienen un contenido muy interesante de ácidos grasos omega-3.

Esta característica lipídica suele considerarse el principal activo nutricional de los frutos secos, especialmente en el ámbito de la salud cardiovascular.

Fibra, proteína vegetal y fenol en las nueces y frutos secos

Pero hay muchos otros componentes útiles en los frutos secos: fibra, proteínas vegetales, vitaminas, minerales, fitosteroles y compuestos fenólicos. En una nueva revisión de los datos disponibles, dos investigadores creen que los efectos de las nueces sobre la salud también implican proporcionar a la microbiota intestinal los sustratos de elección. Se trata de materiales que no son bioaccesibles como tales, a saber, los polifenoles polimerizados y los polisacáridos no digeribles.

Un súper prebiótico que alimenta a las bacterias intestinales

Por lo tanto, estos compuestos no bioaccesibles serían transformados por la microbiota intestinal en diversas sustancias con propiedades interesantes. En otras palabras, es un efecto prebiótico.

Citan el butirato, uno de los productos emblemáticos de la fermentación colónica, pero también nuevos compuestos formados por la microbiota intestinal a partir de polifenoles, como las urolitinas y la valerolactona.

 

También te puede interesar leer: Las nueces y frutos secos ayudan a proteger el corazón

 

Fuente:

Lamuel-Raventos R.M., Prebiotic nut compounds and human microbiota.Crit Rev Food Sci Nutr 25:0.