No tomes decisiones sin nada en el estomago

Nunca tomes decisiones importantes con el estómago vacío, esto es lo que afirma a ciencia. Es recomendable comer, tener la barriga llena y después pensar y decidir.

El estudio que investigó el difícil tema, publicado en la revista Psychonomic Bulletin & Review, reveló que con el estómago vacío es mejor evitar cualquier tipo de decisión, no sólo relacionada con la comida, sino con cualquier decisión.

Es bien sabido, que ir de compras con hambre será una mala idea, ya que será más difícil resistir las tentaciones de la comida chatarra, pero el estudio revelo que, con el estómago vacío también se afectan decisiones que no se conocían.

Según el Dr. Benjamin Vincent, psicólogo de la Universidad de Dundee en el Reino Unido, uno de los investigadores que participaron en el estudio realizado por la Universidad de Dundee en Escocia, las preferencias de las personas cambian radicalmente cuando tienen hambre, en comparación cuando su estómago está lleno. Los investigadores consideran que ir con el estómago vacío de compra, permitirá que por los profesionales del marketing lo usen como ventaja.

Pero, ¿cómo llegaron los investigadores a estos resultados? Involucrar a 50 participantes en el estudio, donde se les hizo preguntas sobre alimentos, dinero y otros temas relacionados con las recompensas. La misma pregunta se hizo cuando tenían hambre y cuando estaban llenos. Con el estómago vacío, la mayoría de las personas, al responder a las preguntas sobre los alimentos, optan por comer inmediatamente, aunque no sea muy sustancioso, en lugar de esperar más tiempo para tener uno más abundante.

Y cuando tenían que responder a preguntas sobre otras formas de recompensa, el mecanismo de elección seguía siendo el mismo. Con el estómago vacío, las personas entrevistadas se sentían más satisfechas con las recompensas inmediatas.

Por ejemplo, cuando se habla de premios. Los participantes hambrientos generalmente eligen premios hipotéticos más pequeños que se otorgan inmediatamente, en lugar de premios más grandes que requieren algún tiempo de espera.

Según los investigadores, esto demuestra que el hambre puede alterar nuestras elecciones, en cualquier campo, haciéndonos más impacientes y menos razonables.

Ser conscientes de esto no es poca cosa porque puede ayudarnos a evitar tomar decisiones importantes. ¡Procure tomar decisiones con el estomago lleno!