La lencería y la ropa interior hace parte esencial de la ropa y el día a día de las mujeres. Inclusive es una prenda de moda, y es cierto, pero esa misma prenda que te hace lucir bella y te genera comodidad por la noche, puede ser un problema. En este artículo te contaremos por que no debes dormir con tu ropa interior.

Antes de acostarte, olvídate de las bragas y las tangas, y opte por un traje suelto y transpirable para sus partes íntimas. Jean-Marc Bohbot, médico especialista en enfermedades infecciosas, le explica por qué.

Ya sea que se trate de un sexy babydoll o de unos pantis confortables, muchas mujeres se acuestan con su ropa interior puesta. ¡Sin embargo, llevar este pequeño trozo de tela para unirse a los brazos de Morfeo sería una muy mala idea!

Esto es lo que el doctor Jean-Marc Bohbot revela a nuestros colegas de Madame Figaro. Coautor del libro Microbiote vaginal, la révolution rose, publicado por Marabout, el infectólogo especializado en infecciones genitourinarias, advierte de los riesgos de infecciones micóticas, cistitis e irritación en las mujeres que duermen con su ropa interior puesta.

La causa es el tejido que contiene bacterias, crea un ambiente propicio para su crecimiento y favorece la fricción durante la noche.

«La ropa interior, especialmente la ropa interior sintética, aumenta el calor de la vulva y retiene la humedad. Esto promueve el desarrollo de microorganismos como los hongos», dice el especialista.

Por lo tanto, el uso de ropa interior durante el sueño no es recomendable para todas las mujeres: ya sea que usted o cualquier otra, sea propensa a la cistitis, a la sequedad vaginal o a las infecciones fúngicas, Jean-Marc Bohbot recomienda «liberar los genitales», dejarlos respirar y evitar cualquier tipo de fricción durante la noche.

¡Cuide su salud intima, y deje de lado las bragas, y duerma lo mas cómoda posible!