Salud

Mortalidad por ictus en mujeres: la pérdida de estatura con la edad duplica el riesgo

La pérdida rápida de estatura se asocia a una mayor mortalidad y a un mayor riesgo de ictus

La pérdida progresiva de altura es normal tanto en hombres como en mujeres. Comienza alrededor de los 50 años y se acelera a partir de los 60 años aproximadamente. Un estudio que siguió a mujeres del norte de Europa descubrió que una pérdida considerable de estatura en la mediana edad se asocia con un riesgo más que doble de morir por accidente cerebrovascular. Los autores sugieren que los médicos utilicen la pérdida de altura en la edad adulta temprana y media para identificar a las mujeres con alto riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV), incluido el ictus. Los resultados sugieren que la actividad física regular puede ayudar a prevenir la aparición temprana de la pérdida de altura.

Las causas de la pérdida de altura con la edad son:

  • los cambios de postura derivados del envejecimiento.
  • fracturas por compresión de la columna vertebral debido a la osteoporosis (pérdida de densidad ósea)
  • contracción de los discos entre las vértebras de la columna vertebral
  • La pérdida de altura se acelera a partir de los 60 años.

Las investigaciones sugieren que las personas que pierden mucha altura son más propensas a tener una baja densidad mineral ósea, fracturas vertebrales y deficiencia de vitamina D. Curiosamente, las personas que viven en latitudes más altas son más propensas a sufrir fracturas osteoporóticas, posiblemente debido a una menor exposición al sol. La piel necesita la luz del sol para producir vitamina D, que ayuda a fortalecer los huesos.

Los estudios han demostrado que la pérdida rápida de altura, en cohortes mixtas de hombres y mujeres, se asocia con una mayor mortalidad general y un mayor riesgo de ECV.

Parece que existe una relación entre la ECV y la osteoporosis. El mecanismo fisiológico de esta relación no estaba claro. Las causas propuestas son la fragilidad y la disminución de la resistencia como marcador del riesgo de ECV. De hecho, los bajos niveles de actividad física aumentan el riesgo de ECV, osteoporosis y debilidad muscular, lo que provoca caídas y discapacidad.

Pérdida de altura en la mediana edad: 2 cm de pérdida suponen el doble de posibilidades de sufrir un ictus

Hasta ahora, la mayoría de los estudios sobre la relación entre la pérdida de altura y las enfermedades cardiovasculares se han centrado en las personas mayores, y ninguno ha analizado exclusivamente a las mujeres. Esto es sorprendente, dado que las mujeres tienden a perder más altura que los hombres y son más propensas a desarrollar osteoporosis. Para colmar esta laguna de conocimientos, científicos de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) investigaron si la pérdida de altura en la mediana edad estaba relacionada con un mayor riesgo de mortalidad general y cardiovascular en las mujeres. Analizaron los datos de dos estudios que hicieron un seguimiento de la salud de las mujeres en Dinamarca y Suecia durante varias décadas.

Incluso después de controlar otros factores que influyen en el riesgo de ECV, como el peso, el tabaquismo, la actividad física, el consumo de alcohol y la educación, descubrieron que los riesgos de mortalidad asociados a la pérdida de altura eran inusualmente altos. Asociaron cada centímetro (cm) de pérdida de altura con un aumento del 14% y del 21% del riesgo de muerte por cualquier causa en las cohortes sueca y danesa, respectivamente. Cuando los investigadores combinaron los datos de las dos cohortes, descubrieron que una pérdida de altura significativa, que definieron como superior a 2 cm, se asociaba a un riesgo de ictus más de dos veces superior. Es importante destacar que su análisis ayuda a confirmar otras investigaciones que sugieren que la actividad física regular puede prevenir la pérdida de altura en las mujeres después de la menopausia.

Los autores concluyen:

«Estos resultados sugieren la necesidad de prestar más atención a la pérdida de cintura para identificar a los individuos con mayor riesgo de ECV». Además, la actividad física regular puede ser beneficiosa no sólo en la prevención de la ECV, sino también en la prevención de la pérdida de altura, contribuyendo así a la prevención de la ECV.»

Cómo funcionó el estudio

En el estudio participaron 1.147 mujeres de Suecia, que formaban parte del Estudio Prospectivo de Población Femenina de Gotemburgo, y 1.259 mujeres de Dinamarca, que formaban parte del estudio MONICATrusted Source (MONItoring trends and determinants of CArdiovascular disease). Los investigadores midieron la altura de los participantes al inicio de los estudios, cuando tenían entre 30 y 60 años, y de nuevo entre 10 y 13 años después. Los participantes perdieron una media de 0,8 cm durante este periodo, pero la pérdida varió mucho, de 0 a 14 cm. En los 17 a 19 años siguientes a la segunda medición de la altura, los investigadores registraron las muertes de los participantes y sus posibles causas.

Tras ajustar otros factores contribuyentes, como el estilo de vida, las personas que perdieron más de 2 cm de su estatura inicial tenían 2,31 veces más probabilidades de morir de ictus y 2,14 veces más de morir de cualquier tipo de enfermedad cardiovascular. Los autores afirman que, hasta donde saben, éste es el primer estudio que encuentra una relación entre la pérdida de altura y la mortalidad por ictus.

Huesos y vasos sanguíneos

Los investigadores creen que la pérdida de altura y la ECV están vinculadas por la relación entre la pérdida de hueso, u osteoporosis, y la ECV. Esto se basa en una revisión de la investigación que ha encontrado una relación entre la baja densidad mineral ósea, las fracturas y el posterior riesgo de ECV. Existe una relación sorprendentemente estrecha entre la pérdida de hueso y un proceso llamado calcificación vascular (fuente fiable), que es la acumulación de calcio en los vasos sanguíneos. Ambos procesos implican inflamación y estrés oxidativo.

En el nuevo estudio, los investigadores indican que la osteoporosis podría explicar la relación entre la pérdida de altura y el mayor riesgo de ECV. En efecto, la baja densidad mineral ósea y la osteoporosis podrían explicar sin duda parte de la pérdida de altura. Además, la literatura sugiere vínculos entre la pérdida ósea y la ECV por causas comunes, como la inflamación y el estrés oxidativo. La medición de la estatura podría constituir una señal de alerta rápida y sencilla del aumento del riesgo de ECV en los pacientes.

Para los investigadores, la estatura debe añadirse, pero no sustituir, a una evaluación del riesgo de ECV que incluya el peso, la presión arterial y las pruebas de laboratorio para el colesterol y la glucosa.

Limitaciones del estudio

Los autores del nuevo estudio señalan que su investigación tiene algunas limitaciones. En particular, escriben que el número de muertes por ictus fue relativamente pequeño, por lo que los ciudadanos deberían interpretar estos resultados con cierta precaución. Además, dicen que no pueden descartar la posibilidad de que otros factores no medidos hayan influido en sus resultados, como la actividad física y el tabaquismo en las primeras etapas de la vida, otras enfermedades y los tratamientos médicos. Sin embargo, el estudio sugiere que prestar más atención a la pérdida de cintura, sobre todo en las mujeres, podría ayudar a los profesionales sanitarios a identificar a las personas con mayor riesgo de ECV.

También puede interesarle: La mala alimentación y el sedentarismo están disparando los casos de artrosis de rodilla

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.