Bienestar

Resfriados: los mejores consejos para evitar contagiarse

publicidad

La mayoría de la gente se resfría una o dos veces al año, especialmente durante el invierno. Como siempre ocurre con las enfermedades infecciosas, la prevención sigue siendo la mejor manera de reducir el riesgo de contraer resfriados.

La vida en sociedad, con sus múltiples contactos interpersonales, crea condiciones ideales para la transmisión de microbios; especialmente los que infectan las vías respiratorias.

Más de 200 virus diferentes son capaces de causar un resfriado.

Después de entrar en el cuerpo a través de la nariz o los ojos, los virus se multiplican rápidamente en las células de la nariz y la garganta, causando los síntomas característicos de un resfriado; la secreción nasal, estornudos, tos, congestión y dolores de cabeza se hacen sentir.

Aunque estos síntomas suelen ser leves y desaparecen por sí solos entre 5 y 10 días después de la infección, se requiere el uso de una variedad de medicamentos; jarabes, descongestionantes y otros medicamentos de venta libre para el resfriado.

Contra los resfriados, una buena higiene y un buen sueño

Lamentablemente, no se conoce ningún tratamiento que pueda curar el resfriado común; sin embargo se han realizado muchos esfuerzos para identificar los factores que pueden prevenir la infección o reducir la gravedad de los síntomas:

  • Mantener una buena higiene. Los virus del resfriado se transmiten entre los individuos por medio de finas gotas expulsadas al toser o estornudar; o por las manos contaminadas con secreciones nasales. Como resultado, el lavado regular de las manos suele ser muy eficaz para evitar resfriarse. Esta sencilla medida higiénica es particularmente importante en invierno, período en el que la actividad de los virus del resfrío es elevada debido a la mayor vulnerabilidad de la membrana mucosa de la nariz en tiempo frío.
  • Reponer el sistema inmunológico. Las personas que tienen un sistema inmunológico que funciona correctamente pueden ser menos propensas a contraer un resfriado. Un buen punto de partida es dormir bien, ya que el sueño juega un papel muy importante en el mantenimiento de la función inmunológica. Por ejemplo, las personas que duermen menos de siete horas al día tienen tres veces más probabilidades de resfriarse que las que duermen ocho horas o más.

Un poco de Equinácea

A lo largo de los años se han propuesto otras medidas preventivas, pero su eficacia sigue siendo muy incierta. Por ejemplo, los estudios han sugerido que los suplementos a base de equinácea pueden prevenir o reducir la duración y la gravedad de los resfriados, efecto posiblemente relacionado con algunas de las moléculas que contiene (alquilamidas, ácido córico), que son capaces de modular el sistema inmunológico.

Sin embargo, un estudio reciente de 719 voluntarios de entre 12 y 80 años de edad mostró que las personas que tomaban Equinácea tenían síntomas de resfriado que duraban entre uno y medio día menos que los que tomaban un placebo o los que no recibían ningún tratamiento.

La conclusión es que, aunque los hábitos de vida saludables son el primer paso para prevenir los resfriados, el hecho es que los resfriados son tan comunes que no hay una forma infalible de prevenirlos. Y cuando el frío golpea, hay que ser paciente, descansar y comer adecuadamente para mantenerse bien hidratado y ayudar al sistema inmunológico a eliminar el virus.

 

Fuente:

Cohen et coll. Sleep habits and susceptibility to the common cold. Arch Intern Med,169: 62-67Barrett et coll. Echinacea for treating the common cold. Ann Inter Med,153:769-77.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.