Marcha: ¿Cuál es la velocidad ideal de caminata para ti?

Escrito por Lorena Molina Perez

Publicado el

La marcha es una forma de ejercicio popular y beneficioso para la salud cardiovascular. Caminar a un ritmo adecuado es clave para obtener todos los beneficios de esta actividad física. Hoy en Salud y Alimentación, exploraremos los diferentes aspectos de la marcha, incluyendo la velocidad, la intensidad y la duración, para ayudarte a optimizar tu actividad física y mejorar tu salud cardiovascular.

Foto: Freepik

La mayoría de los adultos deben caminar más rápido que 5 km por hora para reducir su riesgo de enfermedades cardiovasculares. Pero, ¿cómo saber si estás caminando lo suficientemente rápido? Existen varias formas de determinarlo.

- Publicidad -

Controla tu frecuencia cardíaca

Una forma de determinar si estás caminando a una intensidad adecuada es monitorear tu frecuencia cardíaca utilizando un rastreador de fitness o un reloj inteligente durante tu caminata. Puedes calcular tu rango ideal de frecuencia cardíaca de ejercicio utilizando la siguiente fórmula:

  • Para la frecuencia cardíaca máxima durante el ejercicio: Resta tu edad de 220. Por ejemplo, si tienes 50 años, tu frecuencia cardíaca máxima sería de 170.
  • Resta tu frecuencia cardíaca en reposo. Si la frecuencia cardíaca en reposo de una persona de 50 años es de 70, el nuevo número para realizar este cálculo sería de 100.
  • Para el límite inferior de tu rango ideal de frecuencia cardíaca durante el ejercicio: Calcula el 60% del paso anterior y luego suma tu frecuencia cardíaca en reposo. En el caso mencionado, el 60% de 100 es igual a 60. Al sumar la frecuencia cardíaca en reposo de 70, obtendrás el número de 130.
  • Para el límite superior de tu rango ideal de frecuencia cardíaca durante el ejercicio: Calcula el 70% del paso anterior y luego suma tu frecuencia cardíaca en reposo. El 70% de 100 es igual a 70. Al sumar la frecuencia cardíaca en reposo de 70, obtendrás el número de 140.

Prueba de habla

Otra forma de determinar si tu actividad física es lo suficientemente intensa es realizar la prueba de habla. Una caminata de intensidad moderada debería permitirte mantener una conversación, pero no cantar. Si estás apuntando a un nivel de actividad vigorosa, aún deberías poder pronunciar algunas palabras a la vez sin quedarte sin aliento. Si te falta el aliento para hablar, es posible que la intensidad sea demasiado alta.

Es importante tener en cuenta que tu ritmo puede variar de un día a otro. Si te sientes cansado o adolorido después de una actividad física intensa el día anterior, está bien reducir tu ritmo al día siguiente. El objetivo es sentirse mejor después del ejercicio, no agotado. Algunos días puedes tener menos energía, así que intenta mantener tu rutina incluso si caminas más despacio.

Cómo aumentar la intensidad de tu caminata

La intensidad de tu caminata dependerá de tu nivel de condición física. Lo que se considera una caminata rápida para una persona puede ser demasiado rápida o demasiado lenta para otra. Si caminas regularmente, es posible que notes que tu ruta habitual se vuelve más fácil que antes. Si encuentras que caminar en tu parque favorito no parece lo suficientemente estimulante, aquí hay algunos consejos para aumentar la intensidad:

Agrega pendientes

En una cinta de correr, puedes agregar uno o dos minutos a una pendiente más alta antes de volver a una pendiente y velocidad normales. Si tienes una ruta de caminata al aire libre, puedes modificarla para incluir pendientes.

Agrega intervalos más rápidos

Otra forma de aumentar la intensidad es incorporar intervalos a un ritmo más rápido en tu rutina regular. En una cinta de correr, esto puede significar uno o dos minutos a un ritmo más rápido y luego volver a tu ritmo habitual. Si caminas por tu vecindario, esto puede significar caminar más rápido durante unas cuadras y luego volver a tu ritmo normal.

Es importante no aumentar tu ritmo demasiado rápido, ya que esto podría provocar fatiga o lesiones. Aumenta gradualmente tu ritmo con el tiempo. Recuerda que no es una carrera, se trata de mejorar tu salud. Es mejor mantener un ritmo constante y cómodo que caminar muy rápido y cansarte rápidamente.

¿Cuánto tiempo debes caminar?

Según las pautas más recientes, los adultos necesitan 150 minutos de ejercicio moderado o 75 minutos de ejercicio vigoroso por semana. Si no puedes encontrar 30 minutos consecutivos para caminar, los expertos dicen que aún puedes beneficiarte de períodos cortos de caminata más frecuentes, como dos caminatas de 15 minutos al día. Pequeños cambios, como estacionarte más lejos de tu destino o tomar las escaleras en lugar del ascensor, también suman y cuentan para tu actividad diaria en general.

- Publicidad -

El ejercicio debe hacerte sentir bien, no sobrecargado o dolorido. Pero empujarte un poco puede convertir tu caminata en una actividad beneficiosa para tu corazón. Es importante encontrar tu propia velocidad e intensidad ideal, teniendo en cuenta tu condición física y tus propias limitaciones. Aumentando gradualmente tu velocidad y agregando intervalos más rápidos, puedes mejorar tu salud cardiovascular y maximizar los beneficios de la caminata. ¡Así que ponte tus zapatos cómodos de caminar, encuentra tu ritmo y explora el mundo a pie!

Recuerda siempre consultar a tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicio físico.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados