Nutrición

Malos hábitos que acaban con la relación de pareja

Al principio de un amor todo parece perfecto, pero luego, gracias a la vida cotidiana, se van imponiendo pequeños hábitos que pueden desgastar la relación. Aquí están las dinámicas más insidiosas que arruinan la realidad de una pareja y cómo evitarlas

Los malos hábitos que arruinan la relación de una pareja

Al principio de una historia de amor son todas las rosas y flores, pero luego incluso las plantas más resistentes, si no se tratan, tienden a marchitarse.

A menudo no ocurre por falta de sentimiento o voluntad, sino por distracción. Cómplice de la vida cotidiana, te acostumbras a pensar que esa planta maravillosa que es nuestra relación siempre estará ahí, resistirá el clima y siempre estará en flor, en una eterna primavera. Pero no es así: las relaciones necesitan alimento y atención diaria para crecer, fortalecer sus raíces, germinar y evolucionar.

Por lo tanto, es necesario actuar de tal manera que se eviten las dinámicas negativas que llevan a una crisis de pareja. En la mayoría de los casos, no son los grandes cataclismos los que marchitan la pasión, sino los pequeños y malos hábitos. Por ejemplo:

  • egoísmo
  • pereza
  • celos
  • el vínculo simbiótico
  • adicción
  • las mentiras
  • miedo a la confrontación
  • la falta de comunicación
  • interferencia de terceros

Veámoslos en orden:

El egoísmo individual

Querer siempre tener razón o pretender que las necesidades de uno están siempre cubiertas, excluyendo la posibilidad de llegar a un compromiso y sin preocuparse por las necesidades de la pareja: el clásico «hagamos lo que digo». Cuando el egoísmo termina prevaleciendo sobre los proyectos comunes, los socavan hasta el suelo y la pareja se derrumba.

¿Cómo intervenir?

Con el diálogo, estableciendo una regla de justicia como «una vez tú, una vez yo». Y sobre todo, cultivar la generosidad.

Pereza

La rutina existe, pero a menudo no se hace lo suficiente para contrarrestarla. ¿Por qué? Por pereza. Con el tiempo, se tiende a desarrollar una actitud reñida que lleva a dar a la gente y sentimientos de descontento, pensando que no hay necesidad o tiempo para hacer ese gesto romántico, para seducir, para tener una atención especial o para labrarse un espacio para estar juntos… Pero el amor no acepta la indiferencia.

¿Cómo intervenir?

Establecer una rutina positiva que sea buena para la pareja, aunque cueste un poco de esfuerzo.

Celos

Hasta cierto punto puede ser incluso un síntoma de la buena salud de la pareja, pero más a menudo se convierte en un impulso destructivo, arraigado en la inseguridad y el miedo al abandono por parte de quienes lo intentan, agotando la confianza entre los miembros de la pareja. La mayoría de las víctimas son celos retroactivos, los celos que sientes hacia los ex de tu pareja. Hay tantas relaciones que han terminado por esta razón: la confianza es un ingrediente fundamental en una relación sana, y donde uno sospecha que la confianza en el otro es sólo un bonito recuerdo.

¿Qué hacer?

Haciendo una evaluación lúcida de la situación. Si está contigo y no con ella, hay una razón para ello.

No tener tu propio espacio, tu propio tiempo

Al principio, quieres que pasemos mucho tiempo juntos, sea cual sea la ocasión. Así, además de molestar a nuestros amigos, que ya no pueden vernos si no están «acompañados», corremos el riesgo de acostumbrarnos a un vínculo simbiótico, en el que faltan espacios individuales, y tarde o temprano llega la sensación de asfixia.

Además, la falta de espacio individual lleva a perderse de vista a sí mismo y a sus objetivos personales, con el resultado de que poco a poco la pareja ya no verá a la persona de la que se enamoró.

¿Cómo intervenir?

Esfuérzate por tomarte un tiempo para ti mismo, para cultivar tus intereses y amistades. Y entonces sabes: ¡estar solo a veces mantiene vivo el deseo!

La falta de sinceridad

No importa si son grandes o pequeñas mentiras a su pareja o una falta de honestidad hacia sus deseos, pensamientos, necesidades, sentimientos. En el primer caso, si las mentiras son descubiertas, se forma una brecha en el tejido de la confianza, que podría extenderse fuera de toda proporción, hasta que se rompa totalmente. En la segunda, sin embargo, te arriesgas a encontrarte en una relación que no quieres.

¿Qué hacer?

Mire en su interior, piense antes de actuar y pregúntese si las acciones que está a punto de realizar le llevarán a mentirse a sí mismo o a su pareja.

El miedo a la confrontación

A veces hacemos la vista gorda ante actitudes y comportamientos de nuestra pareja que nos molestan o hieren. Pero si no abordas el tema por miedo a pelear, te arriesgas a explotar como una olla a presión, causando más daño.

¿Qué hacer?

Aprende a discutir con calma y a convertir el conflicto en una oportunidad de crecimiento adoptando estrategias de argumentación inteligentes.

La falta de diálogo

Es cuando fingimos estar en la cabeza del compañero, para saber exactamente cómo se siente, qué piensa, qué quiere y necesita, cómo se comportará y por qué. Tal vez me equivoque.

¿Cómo actuar?

Intenta escuchar a la pareja más allá de la imagen a veces estereotipada que hemos hecho de nosotros mismos y prefiere la comunicación directa y sincera.

Adicción

A menudo se tiende a basar toda la vida en la pareja; uno se apoya y depende del otro. El resultado es que desencadena un vínculo de dependencia que ya no podemos vernos a nosotros mismos como individuos, sino sólo como parte de una pareja, y en el que nuestro crecimiento individual corre el riesgo de estancarse, apoyándose en la certeza de que «tanto es él/ella». No hay que olvidar que una pareja está formada por dos personas independientes.

¿Qué hacer? A veces me pregunto «qué haría sin él/ella» y lo hago.

Interferencia de terceros

Entre la esposa y el esposo, no pongas el dedo en la llaga. Y si la suegra hace lo mejor que puede, incluso los compañeros se ven a veces influenciados negativamente por amigos y parientes, que les infunden dudas. Pero sólo la pareja sabe realmente cómo es la relación, así que depende de la pareja tomar decisiones y hacer un balance de la situación.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.