Bienestar

Lupus: síntomas, causas y tratamiento de esta enfermedad autoinmune

El lupus sistémico es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por la inflamación de diferentes órganos, ya que el propio sistema ataca tejidos y células sanas por error. Entre las partes del cuerpo que más se ven afectadas está la piel, las articulaciones y los riñones.

Generalmente, nuestro sistema inmunológico suele protegernos, pero en el caso del lupus la alteración del sistema inmunitario anormalmente activado tiene un efecto perjudicial en los órganos.

Síntomas del lupus

Los síntomas más comunes que suelen presentarse es un fuerte enrojecimiento de los pómulos y nariz, dando una apariencia como de “máscara de lobo”. A pesar de que esta enfermedad afecta a varios órganos, no lo hace de manera simultánea. Las articulaciones se inflaman, dando paso a la poliartritis distal que afecta manos y muñecas, aunque inicialmente puede parecer artritis reumatoide.

El lupus tiene diferentes formas de manifestarse. En algunos casos comienza con anemia por la destrucción autoinmune de los glóbulos rojos y la disminución de plaquetas por la producción de anticuerpos antiplaquetarios. En otras personas puede presentarse con daño renal, que aunque no es doloroso, se expresa en una pérdida de albúmina en la orina.

Otros efectos del lupus

Esta enfermedad también afecta diferentes órganos del cuerpo y puede atacar de las siguientes maneras:

  • Riñones: la inflamación de ellos evita que el cuerpo elimine eficazmente los desechos y toxinas. Se ha determinado que 1 de cada 3 personas con lupus presentarán problemas renales.
  • Pulmones: la inflamación de la mucosa torácica que ocasiona dolor en el pecho al respirar es llamada pleuritis. Esto lo padecen algunos pacientes con lupus y puede ocasionar neumonía.
  • Sistema nervioso central: dolor de cabeza, mareos, depresión y problemas de memoria son algunos de los síntomas que presenta el paciente con lupus si este ataca al cerebro o al sistema nervioso central.
  • Vasos sanguíneos: el lupus puede causar vasculitis o producir la inflamación de los vasos sanguíneos.
  • Sangre: la disminución del número de plaquetas en la sangre que origina la coagulación es llamada trombocitopenia, que también suele ser un síntoma del lupus, así como la anemia y la leucopenia.
  • Corazón: la inflamación de este órgano puede ocasionar miocarditis y endocarditis. Es posible que la persona sienta dolor en el pecho y otros síntomas.

Causas de esta enfermedad

A pesar de que se desconoce la causa exacta de esta enfermedad, existen algunos factores desencadenantes del lupus sistémico. Por ejemplo, se sabe que existe una predisposición genética sin poder decir exactamente que sea hereditario. El sol también tiene un efecto perjudicial o inductivo, así como el estrógeno y las hormonas femeninas.

Otro predisponente a esta condición es que puede ser inducido por un medicamento como las ciclinas suministradas como tratamiento para el acné o la artritis reumatoide. Asimismo lo puede causar el estrés, el embarazo, una infección viral, en fin, cualquier factor que debilite al cuerpo.

¿A quién ataca el lupus normalmente?

El lupus suele presentarse mayormente en mujeres, especialmente en las que están en edad fértil (entre los 15 y los 40 años). Afecta a este género debido al papel que juegan las hormonas femeninas y el estrógeno, que promueven exceso de inmunidad.

Para diagnosticar esta enfermedad se realiza una prueba de sangre basada en la búsqueda de anticuerpos antinucleares. Los más específicos para el lupus son los anticuerpos anti-ADN.

Tratamiento para el lupus

Los distintos tratamientos aplicados para el lupus son, en ocasiones, insuficientes para controlar los síntomas. Durante muchos años el medicamento más usado para estos casos ha sido la cortisona y antimaláricos sintéticos. Esta combinación ha demostrado ser útil para que la enfermedad entre en remisión.

Otros métodos consisten en la aplicación de medicamentos inmunosupresores que son usados para prevenir el rechazo de trasplantes de órganos como el micofenolato de mofetilo y recientemente se ha empezado a usar también el belimumab.

Si padeces esta enfermedad es importante que sepas que en la actualidad se están desarrollando estrategias terapéuticas que prometen modular la cooperación entre células inmunitarias o atacar las citoquinas, produciendo anticuerpos monoclanales como el interferón alfa que está en exceso en el lupus sistémico.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.