Los vegetarianos tienen más riesgos de un derrame cerebral

Una investigación de la Universidad de Oxford revela que los veganos y los vegetarianos son 20% más propensos a tener derrames cerebrales y problemas cardíacos que aquellos que comen alimentos de origen animal. Debido a la falta de grasas insaturadas y vitaminas.

¿El consumo de carne aumenta el riesgo de problemas cardíacos? Este no es el caso de la investigación de la Universidad de Oxford, que revela que los vegetarianos y los veganos -que excluyen los alimentos de origen animal de su dieta, aunque de una manera diferente- tienen un 20% más de probabilidades de ser afectados por un accidente cerebrovascular.

Según esta investigación, quienes no necesitan carne, huevos o productos lácteos privan a sus cuerpos de grasas «buenas» y de vitaminas protectoras, en particular de vitamina B12. En resumen, comer carne de una manera no excesiva tendría efectos beneficiosos en nuestro cuerpo, exponiéndolo a un menor riesgo de apoplejía y enfermedades cardíacas.

La investigación de la Universidad de Oxford duró 18 años y se llevó a cabo en casi 20.000 adultos. Los médicos han encontrado niveles más bajos de vitamina B12 y colesterol «bueno» en vegetarianos y veganos. Y es precisamente la falta de B12, presente en productos de origen animal como la carne, los huevos y los productos lácteos, lo que está relacionado con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular.

Además, los niveles muy bajos de colesterol afectan negativamente a los vasos sanguíneos. El estudio concluyó que «en general, los vegetarianos tienen un mayor riesgo de accidente cerebrovascular», una enfermedad que afecta a unos 150.000 británicos cada año y que se debe a la interrupción del flujo sanguíneo o a una hemorragia interna que interrumpe el flujo de sangre al cerebro.

En Inglaterra, alrededor de 1,7 millones de personas son veganos o vegetarianos. Sin embargo, la Dra. Tammy Tong, de Oxford, señaló que se necesita más investigación antes de que se puedan cambiar las directrices dietéticas. Mientras que el Dr. Stephen Burgess (Universidad de Cambridge) tomó nota del estudio de Oxford, que «sugiere que seguir una dieta vegetariana podría no ser universalmente beneficioso para nuestra salud».