Los probióticos son los aliados de nuestro equilibrio intestinal

Uno  de los procesos fundamentales para que el organismo funcione correctamente y estemos sanos es el intestinal. Cuando el equilibro intestinal se altera, también se afectan otras partes del organismo. Por eso, aunque muchos no lo saben, los probióticos juegan un papel importante para que este equilibrio se mantenga.

Pero ¿qué son los probióticos? Son bacterias buenas que viven en nuestro intestino, ayudando a mantener la flora intestinal. Se pueden ingerir por vía oral, a través de algunos alimentos.

Es necesario recordar que el intestino es la última parte del sistema digestivo. Es una especie de tubo doblado varias veces sobre sí mismo que se divide es dos partes: intestino grueso e intestino delgado. Su función principal es la producción de heces y reabsorber el agua. Gracias a este órgano, el cuerpo expulsa las sustancias que no necesita y mantiene un equilibro hídrico.

Hay que tener en cuenta que cuando el intestino no funciona correctamente, se puede presentar estrés, tensión o desórdenes. Incluso, se ha comprobado que hay un gran vínculo entre el intestino y el cerebro.

Esta relación entre el cerebro y el intestino ocurre porque en este órgano relacionado a la digestión, se encuentra un sistema nervioso llamado entérico. Se trata de una red bastante grande, compuesta por alrededor de 500 millones de neuronas, encargadas de gestionar las actividades intestinales.

Además, en el intestino habitan microorganismos, que se deben mantener en un equilibrio constante; ellos son los encargados de crear una barrera protectora contra patógenos externos, para proteger el organismo de enfermedades. Esto es llamado microflora, y cada persona tiene una microflora con características propias; dependiendo de factores genéticos, dietéticos y ambientales.

Esta población microbiana puede subdividirse según el comportamiento de las bacterias en: Microorganismos beneficiosos y microorganismos potencialmente dañinos. Es por esto la necesidad de que su equilibrio se mantenga.

¿Cuál es la función de la micro flora intestinal?

La microflora o flora microbiana, que se ubica en el tracto gastrointestinal, tiene varias funciones; todas en relación a mantener la salud de todo el organismo:

  • Estimular el sistema inmunológico.
  • Actúar como una barrera contra las infecciones, produciendo antibióticos naturales.
  • Mantener una función intestinal regular.
  • Ayudar a activar algunas funciones del metabolismo, que son necesarias para nuestra salud.
  • Absorber nutrientes y minerales: calcio, magnesio, hierro.

Cuando hay una alteración de la microflora intestinal, se puede producir una condición llamada disbiosis intestinal; la cual genera una serie de síntomas principalmente en el tracto gastrointestinal. Aquí están los principales:

  • Diarrea;
  • Colitis;
  • enteritis;
  • Hinchazón abdominal;
  • Mal aliento;
  • Heces apestosas.
Causas de la disbiosis intestinal
  • Intolerancias alimenticias;
  • Infecciones intestinales;
  • Parasitosis;
  • Fumar;
  • estreñimiento;
  • El alcohol;
  • Estrés;
  • Sedentarismo;
  • Una mala dieta.

Es en estos casos, cuando los probióticos se convierten en el aliado principal del intestino.

Características de los probióticos

Los probióticos son esenciales cuando se altera la microflora y se presenta alguna situación de disbiosis intestinal por alguna razón.

Las funciones de los probióticos son:
  • Inhibir los microorganismos patógenos contrarrestando su acción dañina.
  • Mejorar la barrera intestinal; producir mucina, que cubre la pared intestinal, y producen sustancias que permiten que las células intestinales funcionen al máximo.
  • Estimular el sistema inmunológico.
  • Ejercer una acción antiinflamatoria en las paredes intestinales.
Los probióticos tienen unas características puntuales que los identifican:
  • No son patógenos, es decir, no son dañinos.
  • Son de origen humano.
  • Resistentes a los antibióticos.
  • Resisten la acidez del estómago y la acción de la bilis.
  • Son capaces de adherirse a la mucosa intestinal y reproduciéndose.
  • Contrarresta la acción de los microorganismos patógenos, produciendo sustancias antimicrobianas naturales.
  • Tienen una concentración de al menos mil millones de células vivas por cepa.

En resumen, los probióticos son microorganismos benignos, que pueden tomarse por vía oral, para que se multipliquen en el tracto intestinal y así, restaurar la microflora; de esta forma, logran contribuir a que todo el organismo se mantenga sano.

También te puede interesar leer: Los probióticos asociados con la reducción del riesgo de cáncer de colon