El esguince, el hongo, la gota, la uña encarnada, el hallux valgus, las llagas en los pies pueden ser tan benignos como pueden ser muy incapacitantes y pueden ser un síntoma de otras condiciones que deben ser diagnosticadas y tratadas a tiempo. A menudo ocultos en los zapatos y calcetines, los pies con todos sus huesos, articulaciones, tendones, músculos y ligamentos en cada pie son a veces descuidados o incluso abusados a riesgo de ser dañados. Para prevenir mejor el riesgo de enfermedades y complicaciones, descubre 10 problemas comunes de los pies.

  1. Gota

    La gota es una enfermedad reumatológica causada por un aumento en el nivel de ácido úrico en la sangre. Esta molécula se cristaliza en las articulaciones y causa una inflamación extremadamente dolorosa que suele afectar al pie, especialmente al dedo gordo. Durante un ataque de gota, a menudo sólo se ve afectada una articulación, pero el dolor es tan insoportable que el simple contacto con la sábana puede llegar a ser insoportable. La gota ha ido en aumento en los últimos años, especialmente en los países industrializados, principalmente debido al aumento de la comida basura.

  2. Los hongos de los pies y las uñas

    El pie de atleta («pie de atleta») es una enfermedad infecciosa causada por la proliferación de hongos entre los dedos de los pies. Aparece como enrojecimiento y escamas. También puede reconocerse por la aparición de picores y grietas. La micosis puede desarrollarse bajo las uñas, en este caso se llama onicomicosis. La uña se desprende ligeramente de su lecho, toma otros colores y se vuelve amarilla o verde o varía en grosor o textura.

  3. Dolor en el pie (por ejemplo, esguinces o ampollas)

    El pie puede estar sujeto a diferentes tipos de dolor dependiendo del área afectada: músculos, huesos, articulaciones, ligamentos o tendones. Un esguince también puede causar un dolor intenso. Los zapatos incómodos, la fricción excesiva, los deportes (por ejemplo, el fútbol) o la fatiga son todas las causas del dolor de pies. Si el pie se hincha, se enrojece, se forman ampollas, uñas encarnadas, callos y callosidades, dolor persistente o si se hace difícil mover el pie, es mejor consultar a un médico o podólogo para evitar cualquier riesgo de complicaciones.

  4. Uñas de los pies y panaras encarnadas

    La uña encarnada se caracteriza por el crecimiento de una uña en la carne, es decir, dentro de la piel. Normalmente se encuentra en el dedo gordo del pie. El área afectada se vuelve roja, con la aparición de una inflamación dolorosa. Las uñas demasiado cortas, los zapatos demasiado apretados o algunas uñas que se doblan naturalmente son la causa de las uñas encarnadas. Tenga cuidado, sin tratamiento, la herida puede infectarse. A veces, una herida en las uñas de los pies puede promover el desarrollo de un panaris, una infección bacteriana que en la etapa 3 de su evolución puede llegar al torrente sanguíneo con riesgo de septicemia.

  5. Verrugas plantares

    Las verrugas plantares son uno de los problemas más comunes que se encuentran en el pie. Es un pequeño crecimiento que se desarrolla en las plantas de los pies. Las verrugas suelen ser indoloras, pero tan pronto como aparecen bajo los pies, se vuelven muy dolorosas y deben ser tratadas rápidamente. La verruga también puede estar presente en el pie (no en la planta).

  6. Callos y callosidades

    Menos dolorosas que las verrugas o ampollas, las callosidades se caracterizan por un engrosamiento de la epidermis. Aparece en la zona de presión de la planta del pie o donde la piel se frota con demasiada frecuencia. En cuanto al cuerno, se reconoce por un pequeño callo amarillento, ligeramente cónico, que crece en la parte posterior de las articulaciones, en particular en el dedo del pie y en el borde extremo del pie. Causa dolor al caminar y puede infectarse si no se trata. Los diabéticos deben ser conscientes de estos problemas de los pies, que pueden tardar mucho en ser diagnosticados debido a la falta de dolor.

  7. Hallux valgus (cebolla)

    El hallux valgus o juanete del pie es un problema de desalineación del dedo gordo y del hueso largo que lo conecta al tobillo. Aunque las causas no son todavía muy precisas, se aconseja a las mujeres, que son las más afectadas por esta condición, que eviten el uso de zapatos de punta demasiado ajustados o con tacones altos a largo plazo. Otro buen consejo es evitar comprar zapatos demasiado grandes o demasiado pequeños. El hallux valgus puede causar un dolor persistente en el pie y provocar la aparición de un bulto en la parte exterior del dedo gordo. Se estima que el 30% de las mujeres están afectadas por uno o más juanetes del pie.

  8. El neuroma de Morton

    El neuroma de Morton se manifiesta por un fuerte dolor que se siente entre los dedos de los pies. Puede ocurrir como resultado de un engrosamiento o hinchazón del tejido que rodea los nervios plantares. La aparición del neuroma podría explicarse por la compresión de los nervios tras el uso de zapatos demasiado estrechos. Se estima que esta enfermedad afecta más a las mujeres que a los hombres. No siempre hay un signo visible del neuroma de Morton en el exterior, pero en cuanto aparece un dolor similar al de la quemadura o el entumecimiento debajo o entre los dedos de los pies, es mejor consultar a un médico.

  9. Calambres en los pies

    Los calambres en los pies son contracciones dolorosas e involuntarias que afectan a los músculos. Generalmente son cortas y pueden ser causadas por un esfuerzo excesivo que no ha sido precedido por suficiente calentamiento muscular. El esfuerzo excesivo que tensa los músculos o requiere una contracción muscular sostenida también puede causar estos calambres. La deshidratación, el embarazo o la mala circulación de la sangre en los músculos son todos los posibles factores que pueden causar estos dolores. En caso de calambres en el pie, el músculo debe ser estirado suavemente tirando de la punta del pie hacia usted con la pierna extendida. Masajear la zona tensa o ponerse de pie, estirar las piernas y caminar tan pronto como el dolor disminuya también ayudará a prevenir más espasmos.

  10. El olor de los pies

    El mal olor de los pies suele ser causado por la sudoración abundante. La mala higiene de los pies también promueve la proliferación de bacterias que se alimentan de la piel muerta. Otras causas como el estrés, la diabetes o el uso de calcetines y zapatos hechos de materiales que impiden la circulación del aire, como el nylon o el poliéster, aumentan el riesgo de tener los pies malolientes. Tratar la causa y una buena higiene de los pies puede ayudar a deshacerse de este desagradable olor de pies. Los zapatos de cuero y los calcetines de algodón son los preferidos. Obsérvese que el talco, la maicena y el bicarbonato de sodio absorben la humedad, mientras que un baño regular con té negro reduce la transpiración y por lo tanto el mal olor.

También te puede interesar leer: ¿Te pican los pies y las manos por la noche?: Debes leer esto