Los oídos revelan su estado de salud: estos signos no deben ser ignorados

Los oídos revelan su estado de salud

Los oídos pueden proporcionarnos información muy importante sobre nuestro estado de salud. «Pacientes.it» y varios expertos señalan las señales que no deben ser subestimadas en absoluto.

Las orejas no son sólo «instrumentos» que nos permiten escuchar, sino que también son capaces de revelar cualquier problema de salud. En este sentido, en este artículo vamos a enumerar una serie de señales que nuestros oídos nos están enviando, a las que debemos prestar la máxima atención.

1- El pliegue de las orejas

El aspecto de nuestros oídos puede darnos información muy útil sobre el estado de salud de nuestro corazón. Una curvatura específica en el lóbulo diagonal representa un indicador potencial de enfermedad coronaria. La confirmación proviene de un estudio que data de 1989, publicado en la «British Heart Journal», donde se citó a 300 personas a las que se les encontró una relación entre los pliegues diagonales de las orejas y las causas de su muerte, atribuible a problemas cardiovasculares (tanto para hombres como para mujeres). Por el momento no es posible sostener con absoluta certeza que los dos elementos estén conectados entre sí, pero entre las hipótesis en examen la más acreditada es aquella según la cual los cambios que se pueden notar en los vasos sanguíneos del oído son una posible imitación de los que se producen en los vasos sanguíneos situados alrededor del corazón.

2 – Oídos, las señales pueden venir de la cera del oído

La cera es generalmente considerada como una secreción de nuestro cuerpo que debe ser eliminada para evitar que nuestros oídos se tapen. De hecho, después de limpiarlos, es posible identificar signos que nos dan información muy importante sobre nuestro estado de salud.

La confirmación nos llega a través de un estudio publicado en «The FASEB Journal», en el que se menciona un descubrimiento muy importante: es decir, la variante del gen ABCC11 – responsable de los olores desagradables en las axilas y del cerumen húmedo del oído – está directamente relacionada con el riesgo de ser afectado por el cáncer de mama. Según el Dr. Gerald Weissmann, editor en jefe de la revista Medical News Today, esta pista puede ser muy valiosa, ya que permite al paciente hacer un diagnóstico temprano de la enfermedad.

Sin embargo, se debe hacer una aclaración importante: la presencia de cera húmeda en el oído no indica que la mujer necesariamente se verá afectada por el cáncer de mama, pero es un factor de riesgo que aumenta las posibilidades de que la paciente se

enferme de este tipo específico de cáncer. Además, cabe destacar que este factor de riesgo también debe asociarse con otros factores, como los factores ambientales.

3 – Las orejas rojas

En algunos casos, las orejas pueden ponerse rojas. En este sentido  el enrojecimiento de las orejas puede ser una llamada de atención que indica una insuficiencia suprarrenal. Según lo informado por «Medline Plus», la insuficiencia suprarrenal puede causar presión arterial baja, pérdida de peso e insuficiencia renal. Este síntoma, por lo tanto, indica la presencia del llamado síndrome del oído rojo: el paciente que sufre esta condición ve que uno o ambos oídos se ponen rojos y muy calientes al tacto, y esto último también causa dolores de cabeza y de cabeza. Además, es importante subrayar que se trata de una condición muy rara: en la literatura médica, de hecho, se han publicado unos 100 casos.

4 – Tinnitus

Cuando se produce un zumbido o un zumbido en los oídos, generalmente se hace referencia a una condición de tinnitus. Según informes de la Facultad de Medicina de Harvard, es posible que el paciente pueda oír el sonido de sólo uno de los oídos, de ambos oídos o del interior de la cabeza. Si los síntomas persisten durante más de seis meses, entonces estamos hablando de tinnitus crónico.

5 – Orejas pequeñas

A menudo, aquellos con orejas pequeñas se consideran algo afortunados porque esta característica física se considera estéticamente atractiva. En realidad, sin embargo, tener las orejas pequeñas  tiene una consecuencia muy específica: la de ser más susceptible al eccema y a la enfermedad renal. El Dr. George Murty, consultor y cirujano de oídos, nariz y garganta de la Universidad de Leicester, señala que en la mayoría de los casos las personas con oídos pequeños a menudo también tienen conductos auditivos pequeños y esto aumenta las posibilidades de sufrir eccema de oído.

El propio Murty también destacó la existencia de un vínculo entre las orejas pequeñas y los riñones subdesarrollados. Además, es importante destacar cómo un auricular colocado a un nivel más bajo que los ojos puede ser un espía de los problemas de riñón. En la actualidad – como informó Murty – todavía no sabemos las razones detrás de esta conexión, pero es posible que las personas con las características antes mencionadas puedan ser afectadas por la enfermedad renal a lo largo de los años.