Los emulsificantes alimentarios y el riesgo de cáncer: ¿Qué dice la investigación?

Escrito por Lorena Molina Perez

Publicado el

En la industria alimentaria, los emulsificantes son aditivos comúnmente utilizados para mejorar la textura y prolongar la vida útil de los productos alimenticios. Sin embargo, un nuevo estudio realizado por investigadores del Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica (INSERM) sugiere que el consumo de ciertos emulsificantes alimentarios podría estar asociado con un mayor riesgo de cáncer, especialmente de mama y próstata.

- Publicidad -

Los emulsificantes alimentarios y su uso

Los emulsificantes se encuentran ampliamente presentes en alimentos procesados y envasados, tales como pasteles, galletas, postres, helados, barras de chocolate, panes, margarinas y platos preparados. Su función principal es mejorar la apariencia, el sabor, la textura y la durabilidad de estos productos. Algunos de los emulsificantes más utilizados incluyen los mono- y diglicéridos de ácidos grasos, los carragenanos, los almidones modificados, las lecitinas, los fosfatos, las celulosas, las gomas y las pectinas.

Foto: Freepik

El estudio del INSERM sobre los emulsificantes alimentarios y el riesgo de cáncer

El estudio fue realizado por un equipo de investigadores del INSERM, INRAE, la Universidad Sorbonne Paris Nord, la Universidad Paris Cité y el Cnam, que se unieron en el Equipo de Investigación en Epidemiología Nutricional (Cress-Eren). Los investigadores analizaron los datos de salud de 92,000 adultos que participaron en el estudio de cohorte francés NutriNet-Santé, evaluando específicamente su consumo de emulsificantes alimentarios.

Los resultados del estudio sugieren una asociación entre la ingesta de ciertos emulsificantes alimentarios y un mayor riesgo de cáncer, especialmente de mama y próstata. Los mayores niveles de monoglicéridos y diglicéridos de ácidos grasos se asociaron con un aumento del 15% en el riesgo de cáncer en general, un aumento del 24% en el riesgo de cáncer de mama y un aumento del 46% en el riesgo de cáncer de próstata. Además, las mujeres con mayores niveles de carragenanos presentaron un aumento del 32% en el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Sin embargo, es importante destacar que este estudio es observacional y no es suficiente para establecer una relación de causa y efecto. Los autores también reconocen algunas limitaciones en este estudio, como la alta proporción de mujeres y el nivel educativo más alto de los participantes en comparación con la población general. Por lo tanto, se necesitan estudios adicionales para confirmar estos resultados.

Los posibles peligros de los emulsificantes alimentarios

Los resultados de este estudio se suman a las crecientes preocupaciones sobre los efectos de los alimentos ultraprocesados en la salud. En Europa y América del Norte, del 30% al 60% de la ingesta energética de los adultos proviene de alimentos ultraprocesados, que a menudo contienen emulsificantes. Cada vez más estudios epidemiológicos sugieren una relación entre el consumo elevado de alimentos ultraprocesados y un mayor riesgo de obesidad, enfermedades cardio-metabólicas y algunos tipos de cáncer.

Foto: Freepik

Investigaciones recientes sugieren que los emulsificantes podrían alterar el microbioma intestinal y aumentar el riesgo de inflamación, lo que potencialmente podría favorecer la aparición de ciertos tipos de cáncer. Sin embargo, es importante destacar que la seguridad de los emulsificantes se ha evaluado en base a las evidencias científicas disponibles en ese momento, y se necesitan más estudios para comprender mejor su impacto en la salud.

Recomendaciones para una alimentación saludable

Mientras esperamos nuevos estudios sobre los emulsificantes alimentarios, se recomienda adoptar una alimentación equilibrada y variada, priorizando alimentos frescos y no procesados. También se recomienda limitar el consumo de alimentos ultraprocesados, que a menudo contienen emulsificantes y otros aditivos alimentarios.

Es importante tener en cuenta que los emulsificantes no son los únicos aditivos alimentarios que pueden representar riesgos para la salud. Existen muchos otros aditivos alimentarios, como colorantes, conservantes y edulcorantes artificiales, que también han sido objeto de preocupación en términos de salud. Por lo tanto, es esencial leer cuidadosamente las etiquetas de los productos alimentarios y tomar decisiones informadas para una alimentación saludable.

- Publicidad -
Foto: Freepik

Aunque se necesitan más estudios para confirmar los resultados de este estudio, es importante tener en cuenta las crecientes preocupaciones sobre los efectos de los emulsificantes alimentarios en la salud. Al adoptar una alimentación equilibrada y limitar el consumo de alimentos ultraprocesados, es posible reducir la exposición a emulsificantes y otros aditivos alimentarios potencialmente perjudiciales. En última instancia, es fundamental priorizar una alimentación saludable y tomar decisiones informadas para proteger nuestra salud.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados