LOS BENEFICIOS DE LA LUZ CONTRA EL ESTRÉS Y LA DEPRESIÓN

LUZ

La falta de luz puede tener un impacto directo sobre su cuerpo y causarle fatiga, depresión, trastornos del sueño, tristeza al despertar o cambios de humor. Para remediar estos males, descubra los beneficios de la fototerapia, un concepto que ha demostrado su eficacia.

Hoy en día, se reconoce que el descenso de la luminosidad y de las temperaturas afecta directamente a nuestro cuerpo y mente. En invierno, sobre todo después del cambio de hora en octubre, muchas personas duermen más, aumentan de peso o se vuelven melancólicas. En estos casos, la fototerapia puede ser muy eficaz, y de muchas maneras.

Lámparas de fototerapia

La fototerapia consiste en exponer su cuerpo a una fuente de luz intensa. Puede practicarse con la ayuda de una lámpara especialmente diseñada para ofrecer el máximo de luz (decenas de miles de lux, una unidad de medida de la iluminancia). Muchos hospitales también ofrecen sesiones de fototerapia, pero los pacientes también pueden pedir una lámpara de mano prestada al servicio médico u obtener una en una tienda. En general, el bienestar se nota rápidamente, con sesiones de media hora al día, sentado(a) a unos pasos de la lámpara. La energía y el dinamismo vuelven en la mayoría de los pacientes dentro de los 10 días siguiendo el inicio del tratamiento.

Despertador con simulador de amanecer

El simulador de amanecer, también conocido como «el despertar con la luz», permite volver a sincronizar su reloj biológico con los ciclos naturales día/noche. Por ejemplo, si desea despertarse a las 08:00, el simulador se encenderá progresivamente y producirá una luz cada vez más intensa (pero todavía suave y agradable). A las 8:00, Ud. se despertará de forma natural gracias a la luz en la habitación, con la opción de añadir el sonido de unos pájaros o de una cascada. En comparación con las lámparas, el simulador de amanecer es igual de eficaz y ofrece la ventaja de ser más fácil de usar. En ambos casos, estos dispositivos son bastante caros (cuente con más de 100 € para un simulador de amanecer y 200 € para una lámpara de fototerapia).

Unos trucos «luminosos»

Además de estas herramientas, hay maneras naturales para disfrutar de la luz. Por ejemplo, caminar en lugar de tomar el transporte público para acudir al trabajo si se puede,  salir durante la pausa del almuerzo y disfrutar del sol tan pronto como aparece un rayo (pasear en bicicleta el fin de semana, tomar un café en una terraza…).