Bienestar

Los beneficios del aceite de coco para la piel: Tipos y usos

El aceite de coco puede ser bueno para la piel porque es rico en aceites y muy hidratante. Es fácil de aplicar directamente sobre la piel y tiene pocos riesgos conocidos.

Los investigadores están considerando el aceite de coco como un posible tratamiento tópico para la inflamación crónica de la piel. En este artículo veremos los posibles beneficios dermatológicos del aceite de coco, los diferentes tipos y cómo utilizarlo.

Beneficios del aceite de coco para la piel

El aceite de coco puede ayudar a hidratar la piel seca. Los beneficios del uso del aceite de coco para la piel son variados y pueden incluir:

  • hidratar las pieles secas, incluidas las que padecen afecciones como el eczema.
  • reducir la inflamación, que puede resultar de la radiación UVB
  • promover la curación de las heridas
  • propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales.

Algunas investigaciones preliminares confirman estos beneficios. Sin embargo, se necesitan más investigaciones para confirmarlas.

Un estudio descubrió que el aceite de coco podía ayudar a prevenir y tratar las erupciones cutáneas, como la dermatitis atópica. Otro estudio demostró que el extracto de aceite de coco podía mejorar la función de barrera de la piel y reducir la inflamación provocada por la radiación UVB. La investigación sobre el aceite de coco también ha sugerido que el aceite puede tener propiedades antibacterianas, incluso cuando la gente lo usa en la piel. Los estudios celulares también indican posibles capacidades antifúngicas y antivirales.

Los científicos creen que el aceite de coco también ayuda a reforzar las barreras cutáneas de los bebés de bajo peso, lo que puede protegerlos de complicaciones de salud. Incluso es posible que el aceite de coco virgen tenga un efecto beneficioso sobre los genes que intervienen en la inflamación, pero se necesitan más investigaciones para confirmarlo.

Los científicos no han determinado exactamente por qué el aceite de coco es beneficioso para la piel, pero los polifenoles y los ácidos grasos que contiene pueden contribuir a sus efectos beneficiosos. También contiene antioxidantes, que aplicados tópicamente pueden proteger la piel y mejorar su aspecto.

Tipos de aceite de coco

Existen diferentes tipos de aceite de coco, que se clasifican según su proceso de producción.

Los dos tipos principales son el aceite de coco virgen y el aceite de coco refinado. El aceite de coco virgen se obtiene de cocos frescos y puede ser más rico en antioxidantes y polifenoles. El aceite de coco refinado se obtiene de la pulpa de los cocos secos. El aceite de coco refinado puede pasar por más etapas de procesamiento, incluido el prensado mecánico para obtener el aceite. Algunos productores pueden utilizar disolventes químicos, desodorización y blanqueamiento.

El tipo de aceite de coco también depende de la técnica de extracción. Cuando los productores obtienen el aceite sin utilizar el calor, lo llaman aceite de coco prensado en frío. Este tipo de aceite puede ser más rico en nutrientes. Si el proceso de extracción utiliza vapor o calor para extraer el aceite de la pulpa del coco fresco, se denomina aceite de coco prensado. En general, los tipos de aceite de coco menos procesados, como el aceite de coco virgen prensado en frío, son las opciones más saludables.

Para que el aceite de coco se mantenga sólido a altas temperaturas, los fabricantes pueden hidrogenarlo, lo que significa tratarlo con hidrógeno. El producto resultante tiene un alto contenido de grasas trans artificiales. Su consumo aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Sin embargo, esta advertencia no parece ser aplicable a la aplicación de aceite de coco en la piel.

Se puede utilizar cualquier tipo de aceite de coco en la piel.

Cómo utilizarlo

Uno de los usos más consolidados del aceite de coco es como hidratante de la piel. La práctica habitual es frotar una pequeña cantidad de aceite de coco directamente sobre la piel o el cabello. La piel suele absorber rápidamente el aceite de coco. Si es la primera vez que una persona utiliza el aceite de coco, debe probarlo en una pequeña zona del cuerpo antes de aplicarlo en zonas más amplias. Esto es especialmente importante para las personas con pieles sensibles o grasas, ya que ayuda a evitar posibles reacciones adversas. Después de aplicar el aceite de coco en el cabello, se puede dejar actuar el tiempo que se desee y luego lavar con un champú. El aceite de coco también puede incorporarse a la dieta.

No se recomienda aplicar aceite de coco en la piel si se tiene una piel grasa. Algunas personas aplican el aceite de coco directamente sobre la piel como limpiador o hidratante facial. Esto puede ser beneficioso para el acné, pero no se recomienda para las personas con piel muy grasa. El aceite de coco es altamente comedogénico, lo que significa que puede obstruir los poros. Por lo tanto, puede agravar el acné en algunas personas. El aceite de coco puede aplicarse directamente sobre la piel.

Puede interesarle: Sentirse bien: 6 maneras de aumentar la serotonina de forma natural