Los Atletas: El rendimiento físico viene del intestino

Los atletas no tienen las mismas bacterias intestinales que los no atletas. Esta diferencia se debería a la mayor necesidad de los atletas de contar con una microbiota más fuerte y variada para hacer frente a los desequilibrios relacionados con el esfuerzo físico intenso. Cuanto más tenga un atleta un intestino que funcione bien, más podrá mejorar su rendimiento.

Las actividades físicas intensas como correr, andar en bicicleta o nadar durante un período de tiempo prolongado perturban el equilibrio del cuerpo. Se producen cambios en el equilibrio de los electrolitos, la permeabilidad intestinal, así como un aumento del estrés oxidativo. Esto causa una reacción defensiva e inflamatoria en el cuerpo. Los autores desarrollan la hipótesis de que la microbiota también está involucrada en este proceso, lo que tendría una influencia en el rendimiento y la salud del atleta.

Nutrir la flora intestinal con probióticos para un mejor rendimiento

Al comparar la microbiota de los atletas con la de los no atletas sanos, los investigadores encontraron que los primeros tenían mejor salud intestinal y diversidad. Esto les permitió manejar mejor la interrupción de la homeostasis. Así, la microbiota podría servir como un marcador efectivo y cuantificable de la función inmunológica de un atleta. Una modificación de la microbiota mediante la ingesta de prebióticos y probióticos y otros alimentos funcionales podría mejorar la salud y el rendimiento.

Pre y probióticos para fortalecer las bacterias buenas

Los autores proponen la nutrición funcional de la microbiota como una herramienta terapéutica para mejorar la salud general, el rendimiento y el metabolismo del atleta. Esto también permite un mejor control de los niveles de inflamación y oxidación.

Piden más estudios para desarrollar nuevas estrategias terapéuticas y nutricionales para la actividad física intensa.

También te puede interesar leer: Ejercicios para las caderas: Lo mejor para perder la cintura

Fuente:

Mach N. et al., Endurance exercise and gut microbiota: A review . Journal of Sport and Health Science.