Nutrición

Los 9 inesperados usos de la miel

Cuando se tiene dolor de garganta o tos, la miel es uno de los mejores y más sabrosos remedios que ofrece la naturaleza.

Los primeros vestigios de la apicultura se remontan al año 2400 a.C. en El Cairo. Desde hace miles de años, culturas de todo el mundo, como la egipcia, la griega, la romana o la china, se han enamorado de esta dulce sustancia. Todas estas culturas lo utilizaban tanto en la medicina como en la cocina. Uno de los tantos usos de la miel es como edulcorante. Se compone de un 70-80% de azúcar y el resto es agua, minerales y proteínas. También se utiliza para aliviar las alergias. Pero la miel tiene muchos otros usos. Sorprendentemente, muchas de las afecciones para las que se utiliza la miel son mucho más graves que un simple dolor de garganta.

  1. Memoria

Hay quien dice que la miel puede mejorar la memoria a corto y largo plazo, especialmente en las mujeres menopáusicas y posmenopáusicas. En un estudio, las mujeres posmenopáusicas que recibieron tratamientos con miel de tualang durante varias semanas mejoraron tanto su memoria inmediata como las mujeres que recibieron tratamiento hormonal con estrógenos y progesterona.

  1. Quemaduras

La miel se ha utilizado como ungüento para tratar las quemaduras y prevenir las infecciones durante miles de años. Los resultados también muestran que la miel puede reducir el tiempo de curación de las quemaduras. Un estudio comparó la miel con un apósito de sulfadiazeno de plata para las quemaduras, y descubrió que la miel esterilizaba las heridas en menos tiempo, mejoraba la cicatrización y no dejaba tantas cicatrices como el otro tratamiento.

  1. Diabetes

La miel tiene un índice glucémico más bajo que el azúcar, lo que significa que no provocará picos de azúcar en sangre como el azúcar. La miel también tiene un sabor más dulce que el azúcar y puede ayudarle a utilizar menos edulcorante en los alimentos. Esto hace que la miel sea una mejor opción que el azúcar. En un estudio, los investigadores descubrieron que sustituir el azúcar puro por la miel era una forma eficaz de mantener estables los niveles de azúcar en sangre.

  1. Herpes

Las investigaciones realizadas en Dubai demuestran que la miel es un tratamiento tópico eficaz para el herpes oral y genital. La miel puede curar las lesiones del herpes tan rápidamente como las pomadas que se encuentran en las farmacias, y es incluso mejor para reducir el picor.

  1. Hemorroides

Las hemorroides provocan picor y dolor en el ano y sangre en las heces. Nunca son divertidos. Si está buscando un remedio casero, la miel puede servirle. Un estudio piloto en el que se utilizó una mezcla de miel, aceite de oliva y cera de abeja como tratamiento tópico descubrió que la mezcla reducía significativamente el dolor y el picor, así como el sangrado.

  1. Cáncer

La miel es célebre por sus propiedades antioxidantes, lo que lleva a muchos a preguntarse si puede ayudar a prevenir o tratar el cáncer. Un estudio realizado en 2011 en Irán examinó cómo la miel afecta al carcinoma de células renales, un tipo de cáncer de riñón. Los investigadores descubrieron que la miel es eficaz para evitar que las células cancerosas se multipliquen, y concluyeron que merece la pena seguir estudiándola como tratamiento del cáncer.

  1. Fertilidad

La miel ha sido alabada por su potencial para aumentar la fertilidad en hombres y mujeres, pero las pruebas son contradictorias. Dos estudios distintos con ratas, realizados en Nigeria en 2013, muestran resultados muy diferentes. Mientras que uno demostró que la miel aumenta el recuento de espermatozoides en las ratas macho, el otro demostró que un exceso de miel puede tener un efecto negativo en la fertilidad de las ratas. Hay que seguir investigando.

  1. Heridas y úlceras

La miel se ha utilizado durante siglos para curar heridas, pero ¿es más eficaz que los geles y las compresas? Las investigaciones son mixtas, pero ciertamente no están en contra de la miel. La miel puede esterilizar las heridas y favorecer su curación, además de reducir el dolor, el olor y el tamaño. También puede tratar las bacterias resistentes a los antibióticos y las úlceras de larga duración, así como las heridas después de la cirugía o las quemaduras. Otros investigadores coinciden en que puede ser eficaz, incluso superior, a otros apósitos, pero todo depende de la herida. En el caso de cortes y heridas profundas, puede retrasar el tiempo de curación. Sólo debe utilizar la miel después de consultar a un médico.

  1. Psoriasis

La psoriasis es una afección cutánea común que provoca enrojecimiento, ampollas, picor e incluso lesiones. Suele tratarse con cremas tópicas que contienen corticoides o vitamina D, pero la miel puede ser más eficaz. En este estudio también se utilizó una mezcla de miel, aceite de oliva y cera de abeja. Se comprobó que la mayoría de los participantes con psoriasis experimentaron una reducción del enrojecimiento, la descamación y el picor.

Cosas para recordar

La miel puede tener usos sorprendentes. Con un índice glucémico bajo, es un buen sustituto del azúcar y puede ayudarle a controlar sus niveles de azúcar en sangre. Pero si desea utilizarlo con fines médicos, como aplicarlo en heridas o en la piel irritada, consulte a su médico.

Puede interesarle: 9 beneficios y usos de la cáscara de limón