Los 5 mejores aceites esenciales contra la tos

El resfriado común, la gripe y otras alteraciones respiratorias suelen ocasionar tos. Lo que limita la capacidad para respirar de manera fácil y, además, impide conciliar el sueño durante las noches. Afortunadamente, la medicina natural siempre ofrece alternativas para combatir las enfermedades.

En este artículo, te presentamos un compendio de los aceites esenciales más efectivos para aliviar la tos.

Top 5 de los mejores aceites esenciales contra la tos

Los aceites esenciales pueden tratar la tos de diferentes maneras: atacando su origen al eliminar las toxinas, bacterias o virus; así como aliviando la mucosidad, relajando los músculos del sistema respiratorio y permitiendo el ingreso de más oxígeno a los pulmones. Entre los mejores aceites esenciales que brindan estos efectos, destacan:

1.     Aceite de eucalipto

El eucalipto actúa como un expectorante que elimina toxinas y microorganismos. Igualmente, dilata los vasos sanguíneos y fomenta el ingreso de oxígeno a los pulmones. Además, el componente principal del aceite de eucalipto, Cineole, posee propiedades antimicrobianas. Para aprovechar estas bondades, puedes esparcir cinco gotas del aceite en tu cuello y pecho.

    2. Aceite de romero

Aporta un efecto relajante sobre el músculo liso traqueal, ayudando a aliviar la tos. Posee propiedades antioxidantes y antimicrobianas, además, también tiene Cineole, lo que minimiza la frecuencia de tos en personas asmáticas y con rinosinusitis. Para combatir la tos, combina dos gotas de aceite de romero con media cucharadita de aceite de coco y frota la solución sobre tu pecho.

    3. Aceite de menta

Alivia la congestión sinusal y la tos gracias al mentol, componente que refresca el cuerpo y optimiza la circulación del aire nasal. Tiene propiedades antivirales y antibacterianas. Puedes rociar cinco gotas de aceite de menta por tu casa, inhalar la esencia directamente del envase o aplicar localmente un poco sobre pecho y cuello.

   4. Aceite de orégano

Tanto el carvacrol y el timol son compuestos activos en el aceite de orégano, ricos en propiedades antifúngicas y antibacterianas. Para aprovechar sus bondades, puedes esparcir 5 gotas por toda tu casa, o combinar entre dos a cuatro gotas de este aceite con la misma cantidad de aceite de coco, y frotar la solución sobre pecho, cuello, espalda o pies.

    5. Aceite de limón

Fortalece el sistema inmune y promueve el drenaje linfático. Posee propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y antioxidantes. Para aprovechar sus virtudes, puedes extender 5 gotas del aceite por toda tu casa, o combinarlo con el aceite de eucalipto en un difusor para mejores resultados. Igualmente, se recomienda mezclar dos gotas de aceite de limón con media cucharadita de aceite de coco y frotar sobre el cuello.

Evita la aplicación de estos aceites en niños y consulta al médico antes de utilizar cualquier remedio.