Los 10 primeros signos de demencia: Cómo reconocerlos

Escrito por Lorena Molina Perez

Publicado el

La demencia es un grupo de enfermedades neurológicas que afectan la memoria, el pensamiento, el juicio y la capacidad para llevar a cabo tareas diarias. Reconocer los signos tempranos de demencia es crucial para buscar ayuda médica y recibir un tratamiento lo antes posible.

- Publicidad -

Tipos de demencia

La enfermedad de Alzheimer es el tipo más común de demencia, representando hasta el 80% de todos los casos. Otros tipos de demencia incluyen la demencia frontotemporal, la demencia con cuerpos de Lewy y la demencia vascular. Es importante comprender que la demencia no es una parte normal del envejecimiento. Si bien es normal tener olvidos ocasionales a medida que envejecemos, la demencia causa una pérdida de memoria mucho más significativa.

Foto Adobe Stock

Pérdida de memoria que afecta la vida diaria

Uno de los primeros signos de demencia es la pérdida de memoria que afecta la vida diaria. Es normal olvidar una fecha o el nombre de una persona y luego recordar esta información más tarde. Sin embargo, en el caso de la demencia, es común olvidar información que se acaba de aprender y no recordar los detalles en absoluto. Por ejemplo, si un ser querido te cuenta una historia sobre su día, podrías olvidar que tuviste esa conversación.

La pérdida de memoria relacionada con la demencia puede llevarte a tener dificultades para crear nuevos recuerdos, olvidar información importante como tu dirección, número de teléfono o el nombre de tu pareja, perder el control de los medicamentos que debes tomar o las citas a las que debes asistir, depender de recordatorios telefónicos o notas escritas para recordar ciertas cosas, hacer la misma pregunta varias veces, perderse en lugares familiares, entre otros.

Dificultades para planificar y resolver problemas

La demencia puede dificultar la planificación, el seguimiento de instrucciones y la resolución de problemas. Estos cambios a veces se denominan disfunción ejecutiva, un término que describe las dificultades relacionadas con el pensamiento y la toma de decisiones. Algunas manifestaciones de este primer signo de demencia pueden incluir olvidar pagar las facturas, tener dificultades para concentrarse en actividades como la lectura o los juegos, no poder seguir las indicaciones en un mapa o las instrucciones de una receta en un libro de cocina.

Dificultad para realizar tareas familiares

La demencia a menudo dificulta seguir tu rutina diaria y realizar tareas familiares. Este cambio puede hacer que olvides cómo usar tu teléfono o control remoto, preparar una comida, ir a una tienda que frecuentas regularmente, vestirte o cepillarte los dientes, o dedicarte a tu pasatiempo favorito.

Pérdida de referencias temporales, fechas y lugares

Con la demencia, el tiempo comienza a parecer borroso. Puede ser fácil olvidar qué día es, en qué estación estamos o dónde nos encontramos. Es normal perder la noción del tiempo de vez en cuando, especialmente si has estado ocupado en el trabajo o involucrado en una actividad divertida. Sin embargo, la demencia puede causar desorientación que puede afectar tu vida de varias maneras, como no recordar cómo llegaste a un lugar, intentar entrar accidentalmente en la casa de otra persona pensando que es la tuya, pensar que todavía es invierno cuando en realidad es verano, sentir que has viajado en el tiempo y has vuelto a un período anterior de tu vida.

Foto: Freepik

Cambios en la visión y habilidades espaciales

A medida que envejecemos, es normal tener algunos problemas de visión, como no poder ver de cerca o tener cataratas. Sin embargo, los problemas de visión asociados con la demencia pueden ser más graves. Las células de tu cerebro están directamente relacionadas con tus ojos, y como la demencia daña estas células, tu visión y orientación espacial también pueden verse comprometidas. Por lo tanto, puedes experimentar dificultades para leer palabras, pérdida de equilibrio o dificultad para caminar, dificultad para evaluar la distancia o determinar la distancia entre dos objetos, incapacidad para diferenciar dos colores, dejar caer objetos o tropezar con ellos con frecuencia.

Olvidar palabras al hablar o escribir

La comunicación puede volverse difícil si tienes demencia. Las personas con demencia pueden comenzar a perder la capacidad de comprender conversaciones o de expresarse verbalmente o por escrito. Los problemas de comunicación pueden llevarte a olvidar lo que estabas diciendo, dejar de hablar en medio de una frase, repetirte varias veces, tener dificultades para entender lo que alguien más te está diciendo, olvidar el nombre de una palabra o decir palabras que no tienen sentido.

- Publicidad -

Extraviar objetos con frecuencia

Es común olvidar dónde dejaste las llaves o poner tus gafas. Eventualmente, encontrarás estos objetos y continuarás con tu día. Sin embargo, la pérdida de memoria relacionada con la demencia puede hacer que pierdas objetos sin poder encontrarlos. Por ejemplo, podrías dejar tu teléfono o un libro en una habitación y no poder rastrear tus pasos para encontrarlos, poner tu reloj o joyas en el refrigerador, esconder objetos para mantenerlos seguros y luego olvidar dónde se encuentra el lugar oculto, coleccionar o acumular objetos inútiles o rotos, buscar objetos que crees haber perdido pero que en realidad no lo están.

Mal juicio o toma de decisiones

La capacidad de prestar atención a uno mismo o al entorno y tomar decisiones a menudo disminuye con la demencia. Una pérdida de juicio también puede llevar a acciones cuestionables y decisiones inapropiadas. Por ejemplo, podrías olvidar lavarte las manos después de ir al baño, olvidar cuidar a una mascota, cruzar la calle en una calle muy transitada, caer en estafas o ser víctima de fraudes, usar pantalones cortos o una camiseta sin mangas durante una tormenta.

Retiro de relaciones y actividades

La demencia afecta la salud de las células cerebrales, por lo que es común perder la capacidad de realizar tareas y actividades que solías hacer durante mucho tiempo. Por ejemplo, si la demencia causa problemas de comunicación, podrías dejar de intentar entablar una conversación con los demás. Si notas que te pierdes con frecuencia o tienes dificultades para seguir las indicaciones, podrías evitar conducir. Los cambios en tus habilidades habituales pueden hacerte sentir aislado, solo o desconectado. Estos sentimientos pueden ser extremadamente difíciles de manejar. En algunos casos, es posible que ni siquiera te des cuenta de que te estás retirando hasta que un ser querido lo note o te lo mencione.

Cambios emocionales y de comportamiento

La demencia afecta más que tu pensamiento. Es común experimentar cambios en tus emociones y comportamiento. Estos cambios pueden ser difíciles de notar por ti mismo, pero un ser querido de una persona que presenta signos tempranos de demencia generalmente los notará primero.

Los cambios de personalidad pueden incluir cambios de humor rápidos, sentirse fácilmente molesto, irritado o inquieto, especialmente cuando estás fuera de tu zona de confort, experimentar síntomas de ansiedad o depresión, volverse paranoico, temeroso o desconfiado de los demás, tener problemas de sueño por la noche o estar extremadamente cansado durante el día, imaginar cosas que no existen o tener alucinaciones visuales, lastimarte físicamente o lastimar a otros, hacer comentarios inapropiados o avances sexuales, experimentar confusión o desorientación cuando cae la noche.

Foto: Freepik

La demencia es un conjunto de enfermedades neurológicas que causan cambios significativos en la memoria, el pensamiento y el juicio. A diferencia de los cambios normales en la memoria asociados con la edad, la demencia puede tener un impacto grave en la calidad de vida. Algunos de los primeros signos precursores de la demencia incluyen disminución de la memoria, toma de decisiones deficientes y retiro social. Estos cambios también pueden provocar problemas emocionales y de comportamiento, como ansiedad, confusión y miedo.

5/5 - (2 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados