Los 10 mejores suplementos para reforzar tu sistema inmunológico

El sistema inmunitario es un complejo conjunto de células, procesos y sustancias químicas que defienden constantemente al organismo contra los agentes patógenos invasores, incluidos los virus, las toxinas y las bacterias. Mantener el sistema inmunitario sano durante todo el año es esencial para prevenir infecciones y enfermedades. La elección de un estilo de vida saludable, comiendo alimentos nutritivos, durmiendo lo suficiente y haciendo ejercicio, son las formas más importantes de fortalecer su sistema inmunológico. Además, las investigaciones han demostrado que tomar suplementos de ciertas vitaminas, minerales, hierbas y otras sustancias puede mejorar la respuesta inmunitaria y proteger potencialmente contra las enfermedades.

Sin embargo, tenga en cuenta que algunos suplementos pueden interactuar con los medicamentos que toma, ya sean de prescripción o de venta libre. Algunos pueden no ser adecuados para personas con ciertas condiciones médicas. Asegúrese de hablar con su médico antes de empezar a tomar suplementos.

He aquí 10 suplementos conocidos por su potencial para reforzar el sistema inmunitario.

  1. Vitamina C

La vitamina C es tal vez el suplemento más popular que se toma para protegerse de las infecciones debido a su importante papel en la salud inmunológica. Esta vitamina favorece la función de varias células inmunitarias y aumenta su capacidad de protegerse de las infecciones. También es necesario para la muerte celular, que ayuda a mantener sano el sistema inmunitario al eliminar las células viejas y sustituirlas por otras nuevas. La vitamina C también funciona como un potente antioxidante, protegiendo contra el daño inducido por el estrés oxidativo. Esto ocurre con la acumulación de moléculas reactivas conocidas como radicales libres. El estrés oxidativo puede tener efectos negativos en la salud inmunitaria y está relacionado con muchas enfermedades.

Se ha demostrado que la administración de suplementos de vitamina C reduce la duración y la gravedad de las infecciones del tracto respiratorio superior, incluido el resfriado común. Una amplia revisión de 29 estudios en los que participaron 11.306 personas demostró que la administración regular de suplementos de vitamina C en una dosis media de 1 a 2 gramos al día reducía la duración de los resfriados en un 8% en los adultos y en un 14% en los niños.

Curiosamente, la revisión también mostró que la administración regular de suplementos de vitamina C redujo la frecuencia de los resfriados hasta en un 50% en personas sometidas a un gran estrés físico.

El límite máximo de vitamina C es de 2000 mg. Las dosis diarias de los suplementos suelen ser de entre 250 y 1.000 mg.

  1. La vitamina D

Esta vitamina es un nutriente liposoluble esencial para la salud y el funcionamiento de su sistema inmunitario. La vitamina D aumenta los efectos de los monocitos y macrófagos, los glóbulos blancos que son componentes importantes de la defensa inmunitaria, para combatir los patógenos. También reduce la inflamación, lo que ayuda a promover la respuesta inmunitaria (3Trusted Source).

Muchas personas tienen un déficit de esta importante vitamina. Esto puede tener un efecto negativo en la función inmunitaria. De hecho, los niveles bajos de vitamina D se asocian a un mayor riesgo de infecciones del tracto respiratorio superior, incluyendo la gripe y el asma alérgica.

Algunos estudios demuestran que los suplementos de vitamina D pueden mejorar la respuesta inmunitaria. De hecho, investigaciones recientes sugieren que tomar esta vitamina puede proteger contra las infecciones del tracto respiratorio. En una revisión de 2019 de estudios de control aleatorios con 11.321 personas, la administración de suplementos de vitamina D redujo significativamente el riesgo de infecciones respiratorias en personas con deficiencia de vitamina D y redujo el riesgo de infección en aquellas con niveles adecuados de vitamina D.

Esto sugiere un efecto protector general.

Dependiendo de los niveles en sangre, entre 1.000 y 4.000 UI de vitamina D extra al día es suficiente para la mayoría de las personas. Aunque las personas con carencias más graves suelen necesitar dosis mucho más elevadas.

  1. Saúco

La baya del saúco (Sambucus nigra), que se utiliza desde hace tiempo para tratar las infecciones, está siendo investigada por sus efectos sobre la salud inmunitaria. En estudios in vitro, el extracto de baya del saúco ha mostrado un fuerte potencial antibacteriano y antiviral contra los patógenos bacterianos responsables de las infecciones del tracto respiratorio superior y las cepas del virus de la gripe. Además, se ha demostrado que mejora la respuesta del sistema inmunitario y puede ayudar a acortar la duración y la gravedad de los resfriados, así como a reducir los síntomas asociados a las infecciones virales.

Una revisión de 4 estudios de control aleatorio en 180 personas demostró que los suplementos de baya de saúco redujeron significativamente los síntomas del tracto respiratorio superior causados por infecciones virales.

Los suplementos de baya de saúco suelen venderse en forma de líquido o cápsulas.

  1. Zinc

El zinc es un mineral que suele añadirse a los suplementos y a otros productos sanitarios, como las pastillas, que supuestamente refuerzan el sistema inmunitario. En efecto, el zinc es esencial para el buen funcionamiento del sistema inmunitario. El zinc es necesario para el desarrollo y la comunicación de las células inmunitarias y desempeña un papel importante en la respuesta inflamatoria. Una deficiencia de este nutriente afecta en gran medida a la capacidad del sistema inmunitario para funcionar correctamente. También conlleva un mayor riesgo de infecciones y enfermedades, incluida la neumonía.

La carencia de zinc afecta a unos 2.000 millones de personas en todo el mundo y es muy común entre los ancianos. De hecho, hasta el 30% de las personas mayores se consideran deficientes en este nutriente. Muchos estudios demuestran que los suplementos de zinc pueden proteger contra las infecciones de las vías respiratorias, como los resfriados.

Además, los suplementos de zinc pueden ser beneficiosos para las personas que ya están enfermas.

En un estudio realizado en 2019 sobre 64 niños hospitalizados con infecciones agudas del tracto respiratorio bajo (IRAB), la toma de 30 mg de zinc al día redujo la duración total de la infección y la duración de la estancia en el hospital en una media de dos días en comparación con el grupo de placebo.

Un suplemento de zinc también puede ayudar a reducir la duración del resfriado.

La ingesta de zinc a largo plazo es generalmente segura para los adultos sanos. Siempre que la dosis diaria sea inferior al límite máximo de 40 mg de zinc elemental. Una dosis excesiva puede interferir en la absorción del cobre, lo que podría aumentar el riesgo de infección.

  1. Hongos medicinales

Los hongos medicinales se han utilizado desde la antigüedad para prevenir y tratar infecciones y enfermedades. Se han estudiado muchos tipos de hongos medicinales por su potencial para reforzar el sistema inmunitario. Más de 270 especies reconocidas de hongos medicinales son conocidas por sus propiedades para reforzar el sistema inmunitario.

El cordyceps, la melena de león, el maitake, el shitake y el reishi son todos tipos de hongos que han demostrado ser beneficiosos para la salud inmunológica. Algunas investigaciones muestran que la suplementación con tipos específicos de hongos medicinales puede mejorar la salud inmunológica de varias maneras. También puede reducir los síntomas de ciertas afecciones, como el asma y las infecciones pulmonares.

En un estudio aleatorio de 8 semanas con 79 adultos, la adición de 1,7 gramos de extracto de cordyceps cultivado dio lugar a un aumento significativo del 38% en la actividad de las células asesinas naturales (NK). Un tipo de glóbulo blanco que protege contra las infecciones.

También se han estudiado muchos otros hongos medicinales por sus efectos beneficiosos para la salud inmunitaria. Los productos de hongos medicinales están disponibles en forma de tinturas, tés y suplementos.

6–10. Otros suplementos con potencial para reforzar el sistema inmunitario

Además de los elementos mencionados, muchos suplementos pueden ayudar a mejorar la respuesta inmunitaria:

  1. Selenio

El selenio es un mineral esencial para un sistema inmunitario sano. Las investigaciones en animales demuestran que los suplementos de selenio pueden mejorar las defensas antivirales contra las cepas de la gripe, incluida la H1N1.

  1. Astrágalo

El astrágalo es una hierba comúnmente utilizada en la Medicina Tradicional China (MTC). Las investigaciones en animales sugieren que su extracto podría mejorar significativamente las respuestas inmunitarias.

  1. Andrografía

Esta planta contiene andrografólido, un compuesto terpenoide que ha demostrado tener efectos antivirales contra los virus que causan enfermedades respiratorias, como el enterovirus D68 y la gripe A.

  1. Ajo

El ajo tiene poderosas propiedades antiinflamatorias y antivirales. Se ha demostrado que mejora la salud inmunitaria al estimular los glóbulos blancos protectores, como las células NK y los macrófagos. Sin embargo, la investigación en humanos es limitada.

  1. Regaliz

El regaliz contiene muchas sustancias, entre ellas la glicirricina, que puede ayudar a proteger contra las infecciones virales. Según las investigaciones realizadas en tubos de ensayo, la glicirricina tiene actividad antiviral contra el Coronavirus del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS-CoV).

Suplementos dietéticos para la inmunidad: lo que hay que recordar

Hay muchos suplementos en el mercado que pueden ayudar a mejorar la salud inmunológica. El zinc, el saúco y las vitaminas C y D son algunas de las sustancias que se han investigado por su potencial para mejorar el sistema inmunitario. Sin embargo, aunque estos suplementos pueden ofrecer un pequeño beneficio para la salud inmunológica, no deben ni pueden utilizarse como sustituto de un estilo de vida saludable.

Una dieta equilibrada, un sueño adecuado, una actividad física regular y no fumar son algunas de las principales formas de mantener sano el sistema inmunitario y reducir el riesgo de infecciones y enfermedades.

También puede interesarle leer: Huevos: pros y contras de una dieta de adelgazamiento basada en este alimento