Lo que debes saber del virus del papiloma humano

Desafortunadamente, la mayoría de las personas que tienen un tipo de virus del papiloma nunca mostrarán ningún signo de infección hasta que ya haya causado serios problemas de salud. Los controles regulares son muy importantes. En muchos casos, el cáncer de cuello uterino se puede prevenir encontrando alteraciones celulares que, si no se tratan, podrían convertirse en cáncer.

Una prueba de Papanicolaou puede detectar estas células anormales en el cuello uterino. Una prueba de Papanicolaou no examina directamente el cáncer ni el VPH, pero puede detectar alteraciones celulares anormales que probablemente sean causadas por el VPH.

Estas áreas problemáticas pueden ser monitoreadas por la enfermera o el médico y tratadas antes de convertirse en algo más serio. No existe ninguna prueba para detectar el VPH de alto riesgo en la vulva, el pene, el ano o la garganta y el VPH en sí no presenta síntomas. Si se convierte en cáncer, puede haber algunos síntomas.

El cáncer de pene – el cáncer del pene – puede mostrar síntomas tales como cambios en el color o grosor de la piel del pene. El cáncer anal puede causar sangrado anal, dolor, comezón o secreción o cambios en los hábitos intestinales.

El cáncer de la vulva, puede mostrar síntomas tales como cambios en el color/espesor de la piel de la vulva. Puede haber dolor crónico, picazón o puede haber un bulto. El cáncer de garganta puede causar dolor de garganta, dolor en el oído que no desaparece, tos constante, dolor o dificultad para tragar o respirar, pérdida de peso, nódulo o masa en el cuello.

Si se desarrolla cualquiera de estos síntomas, busque ayuda médica inmediatamente.

Si tengo un VPH de alto riesgo, ¿me dará cáncer?

El VPH de alto riesgo puede causar anomalías en las células normales.

Estas células anormales pueden causar cáncer con el tiempo. El VPH de alto riesgo afecta con más frecuencia a las células del cuello uterino, pero también puede causar cáncer en la vagina, la vulva, el ano, el pene, la boca y la garganta.

La buena noticia es que la mayoría de las personas se curan de las infecciones del VPH sin problemas de salud.

No sabemos por qué algunas personas desarrollan infecciones de VPH a largo plazo, cambios celulares precancerosos o cáncer.

Virus del papiloma: ¿existe una cura?

No existe cura para el VPH, pero por lo general toma varios años desarrollar cáncer y las células anormales en el cuello uterino pueden ser detectadas y tratadas antes de que se conviertan en cáncer.

La gran mayoría de las infecciones por VPH son temporales y no graves, así que no gaste mucha energía preocupándose por tener VPH. Sólo asegúrese de no saltarse sus chequeos regulares, incluyendo las pruebas de Papanicolaou y/o del VPH.

¿Cuál es la diferencia entre el VPH y las verrugas genitales?

Las verrugas genitales son excrecencias inofensivas en la piel de la vulva, vagina, cuello uterino, pene, escroto o ano.

La mayoría de las verrugas genitales son causadas por dos tipos de VPH: los tipos 6 y 11.

Las verrugas genitales se ven como protuberancias suaves y carnosas que a veces se asemejan a las coliflores en miniatura. Por lo general, son indoloros y se pueden tratar y eliminar de la misma manera que las verrugas que puede tener en las manos o los pies.

Debido a que las verrugas genitales pueden aparecer como otros problemas comunes con la piel irregular, sólo la enfermera o el médico pueden diagnosticar y tratar las verrugas genitales.

Afortunadamente, las verrugas no son peligrosas y no conducen al cáncer – por eso los tipos de VPH que causan verrugas genitales se llaman de «bajo riesgo». Sin embargo, pueden causar irritación y malestar.