¡Llorar te hará sentir bien!

Llorar es tan útil como reír. Ambas emociones ayudan a liberar energías positivas y negativas. El llanto, aunque a veces no lo parezca, es bueno para la salud física y mental.

Llorar te ayuda a sentirte bien

El llanto es comúnmente entendido como el acto de liberar lágrimas en respuesta a una emoción, ya sea negativa, debido al dolor, o positiva, debido a la alegría.

El llanto ayuda a liberar adrenalina y norepinefrina, hormonas que ponen al cuerpo en un estado de relajación y alivio. Después de llorar la gente se siente más relajada, porque el cuerpo, a través de las lágrimas, libera sustancias como el cortisol que, a su vez, genera endorfinas y analgésicos naturales.

Por eso llorar ayuda mental y físicamente.

El llanto nos libera del estrés. Nuestro organismo produce lágrimas en los momentos más felices y tristes de nuestra vida. Cuando usted está expuesto a preocupaciones, el estrés no le da la oportunidad de pensar. Sin embargo, al llorar usted se siente más relajado porque cada lágrima libera altas dosis de corticotropina. Además, cuando lloras, le echas prolactina y leucina, que son analgésicos naturales. En resumen, el llanto es una reacción química para aliviar el dolor y reducir el estrés.

El llanto reduce el mal humor. Cuando estamos de mal humor nos sentimos cansados, deprimidos o ansiosos. En estos casos, el llanto ayuda a liberar vapor y, como resultado, aumenta la cantidad de endorfinas en nuestro cuerpo que, a su vez, ayudan a recuperar el buen humor.

Llorar ayuda a soportar el dolor. El llanto es una herramienta vital cuando se trata de liberar emociones negativas. Las lágrimas, por lo tanto, ayudan a superar el dolor y elevar nuestro estado de ánimo, proporcionando una agradable sensación de bienestar.

Las lágrimas son un agente calmante natural. Uno de los mayores beneficios del llanto es que calma la angustia. Por ejemplo, llorar desesperadamente después de la muerte de un ser querido es perfectamente normal y es lo único que da alivio en un momento como éste.

Si, por otro lado, el llanto forma parte de nuestra vida cotidiana y ya no podemos dormir, dejar de comer, perder peso y sufrir de apatía grave, entonces debemos consultar a un médico, porque en este caso el llanto puede ser un signo de desequilibrio mental.