Limpiar los oídos de forma adecuada: cómo hacerlo sin causar daño

limpiar los oidos

Limpiar los oídos de forma adecuada y con regularidad ayuda a prevenir infecciones y formación de tapones de cera; estos últimos puedes convertirse en un problema muy molesto, causando daños en la audición.

Pero limpiar lo oídos puede causar daños si no hace de la forma correcta; sobre todo en los niños, quienes tienen orejas muy delicadas y sensibles. Por eso, es muy importante aprender a hacerlo correctamente; hay que aprender a hacerlo con las precauciones necesarias y evitando los errores más comunes.

Consejos para limpiar los oídos de forma adecuada

Como se mencionó anteriormente, limpiar el exceso de cera de los oídos ayuda a evitar que se formen tapones. Esto podría generar zumbido en los oídos o tinitus; además de dolor de oídos, mareos e infecciones.

Aquí hay algunas formas de hacerlo:

  • Agua tibia:
    Con un cuenta gotas puedes introducir unas cuantas; luego de unos minutos debes voltear la cabeza de tal forma que el agua pueda salir. No olvides secar las orejas luego del procedimiento.
  • Aerosoles para la limpieza de los oídos:
    En el mercado se consiguen algunos que contienen una solución isotónica. Estos son muy útiles en los niños. Al terminar de usarlo, es importante secar por completo el oído.
  • Las gotas emolientes:
    Estas son muy útiles cuando la cera está muy dura. Esta solución contiene aceite de almendra, aceite de oliva, aceites esenciales y glicerina. Por lo general, se usan una vez al día por una semana. Pero este remedio no se recomienda para uso en niños pequeños.

Limpiar los oídos es importante, pero los bastoncitos de algodón pueden maltratar el oído o incluso empujar la cera hacia dentro de este.

Es importante que si el caso es grave o hay molestias, se consulten a un médico o especialista para una revisión adecuada.

También te puede interesar leer: Picor de oído: causas y remedios efectivos