Nuestra lengua suele ser plana y sin grandes estrías. Pero a veces la lengua puede agrietarse. Una lengua agrietada hace que se desarrollen uno o más surcos en la parte superior de la lengua. Una lengua agrietada no es contagiosa ni dolorosa. Las grietas en la lengua a menudo no causan síntomas, aunque algunas personas experimentan una sensación de ardor, especialmente al comer o beber alimentos o bebidas ácidas. Si las bacterias u hongos crecen en las grietas o surcos de la lengua, puede desarrollarse una infección.

Una buena higiene bucal, incluida la limpieza de los surcos de la lengua, es esencial para prevenir las infecciones y otros problemas de salud bucal, como las caries y el mal aliento. En algunos casos, las grietas pueden ser anchas y profundas, dando la impresión de que la lengua tiene secciones distintas.

Una persona también puede tener un lenguaje geográfico. La lengua geográfica (en terminología médica: glosa exfoliativa marginal o glosa migratoria benigna) se caracteriza por las manchas en la lengua que aparecen en las papilas. Estos pequeños bultos en la superficie de la lengua. Cuando una persona tiene una lengua geográfica, las papilas son reemplazadas por parches lisos y rojos, a menudo con bordes levantados. Este síntoma recibe su nombre del hecho de que la lengua parece un mapa.

La lengua agrietada es más común en las personas mayores, aunque cualquiera puede desarrollarla. Los hombres también son más propensos que las mujeres a desarrollar una lengua agrietada.

Causas de la lengua agrietada

Los médicos no están seguros de qué causa la rotura de la lengua. Sin embargo, puede haber un vínculo genético que hace que algunas personas sean más propensas a desarrollar esta condición. Las lenguas agrietadas suelen aparecer por primera vez en la infancia. Sin embargo, la afección suele ser más pronunciada con la edad.

El agrietamiento de la lengua puede estar relacionado con otras condiciones:
  • Lenguaje geográfico
  • Granulomatosis orofacial
  • Trisomía 21
  • Psoriasis pustular
  • Síndrome de Melkersson-Rosenthal (una enfermedad neurológica asociada con parálisis facial e hinchazón del labio superior y la cara)
  • La desnutrición también puede causar grietas en la lengua. Pero esto es menos común.

Tratamiento de la lengua agrietada

Una lengua agrietada no suele requerir tratamiento. A menudo no presenta síntomas, y una persona puede no saber que lo tiene hasta que un dentista lo descubre durante un examen de rutina.

Las complicaciones de una lengua agrietada suelen ocurrir cuando los alimentos u otros desechos se atascan en los surcos. Si esto sucede, puede causar irritación o permitir el crecimiento de bacterias. Las bacterias atrapadas en las grietas pueden causar mal aliento o promover la caries. En casos extremos, la Candida albicans puede infectar ranuras muy profundas. Cualquiera que desarrolle esta complicación debe ser tratado con un agente antimicótico tópico.

La mejor manera de prevenir las grietas en la lengua es practicar una buena higiene oral, incluyendo la limpieza de la boca al menos dos veces al día y visitas regulares al dentista.
Cuándo ver a un dentista

En la mayoría de los casos, una lengua agrietada no causa ningún síntoma. Por lo tanto, una persona no puede ir al dentista para este propósito. Sin embargo, es aconsejable visitar al dentista dos veces al año para un cuidado rutinario. Las personas también deben ir al dentista si experimentan dolor o molestias en la boca que no desaparecen.

También te puede interesar leer: Tobillos hinchados: podría ser un grave problema de salud