Salud

Leer libros retrasa 5 años la aparición de la enfermedad de Alzheimer

Un estilo de vida cognitivamente activo, como leer libros, en la vejez puede retrasar la aparición de la enfermedad de Alzheimer en 5 años.

La enfermedad de Alzheimer (EA) es un trastorno neurológico. Los primeros síntomas incluyen problemas de memoria y confusión, mientras que los más graves son la incapacidad de comunicación y las convulsiones. Estudios anteriores han demostrado que las actividades de estimulación cognitiva, como la lectura, están relacionadas con un menor riesgo de deterioro cognitivo. Algunos sostienen que estas actividades retrasan la aparición de los síntomas cognitivos relacionados con la EA al crear una reserva cognitiva, una reserva de habilidades de pensamiento, diferente para cada persona, que se desarrolla a lo largo de la vida.

Los científicos han observado desde hace tiempo esta asociación entre niveles más altos de actividad cognitiva y un menor riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer. Recientemente, científicos del Centro Médico de la Universidad Rush de Chicago realizaron un estudio sobre la relación entre los niveles de actividad cognitiva y la edad de aparición de la enfermedad de Alzheimer, junto con otra serie de factores.

El estudio sugiere que un estilo de vida cognitivamente activo puede retrasar varios años la aparición de los síntomas cognitivos de la demencia y, por tanto, reducir significativamente la vida de una persona en estado de deterioro cognitivo. Los investigadores preguntaron sobre las actividades diarias cognitivamente estimulantes, como leer un periódico o un libro o visitar una biblioteca. El estudio demostró que la actividad cognitiva en la vejez era la más protectora.

Los científicos publicaron su estudio en la revista Neurology.

La actividad cognitiva en la vejez protege al cerebro durante más tiempo de la enfermedad de Alzheimer

Los investigadores examinaron los datos de 1.903 personas con una edad promedio de 79,7 años inscritas en el Proyecto Rush de Memoria y Envejecimiento, un estudio longitudinal sobre el envejecimiento y la demencia.

Ninguno de los participantes había sido diagnosticado de demencia al inicio del estudio. Tras la inscripción, los participantes respondieron a siete preguntas para evaluar su nivel de actividad cognitiva. Estas preguntas incluían el tiempo que pasaban leyendo cada día, la frecuencia con la que escribían cartas y la frecuencia con la que jugaban a juegos como las cartas, las damas y los rompecabezas.

El equipo también recogió información sobre la actividad cognitiva en los primeros años de vida, la soledad y la participación en actividades sociales, incluidas las visitas a amigos o familiares.

Cada participante también aceptó someterse a evaluaciones clínicas anuales, que incluían un historial médico, un examen neurológico y una serie de 19 pruebas cognitivas, así como una autopsia cerebral tras la muerte.

El equipo los siguió durante un promedio de casi 7 años. En total, los investigadores realizaron la autopsia del cerebro de 695 participantes después de su muerte. Al final del estudio, 457 participantes desarrollaron EA. Tendían a ser mayores al inicio del estudio y tenían algo menos de años de educación que los demás participantes.

Las personas con los niveles más altos de actividad cognitiva en la vejez desarrollaron la enfermedad de Alzheimer a una edad media de 93,6 años. En cambio, los que tenían los niveles más bajos de actividad cognitiva en la vejez desarrollaron la enfermedad a los 88,6 años. Los investigadores llevaron a cabo otros análisis y descubrieron que el nivel educativo, el género, la actividad cognitiva en los primeros años de vida, la predisposición genética a la enfermedad de Alzheimer, la actividad social y la soledad tenían poca o ninguna influencia en la incidencia de la enfermedad de Alzheimer. Esto sugiere que la actividad cognitiva en la vejez es el factor más importante en el desarrollo de la enfermedad.

Hacer que el cerebro sea más resistente

Los investigadores afirman que los mecanismos que explican la relación entre la actividad cognitiva y la enfermedad de Alzheimer siguen sin estar claros. Antes de completar su estudio, sospechaban que la baja actividad cognitiva podría ser un signo temprano de la EA. Por lo tanto, en lugar de que una disminución de la actividad cognitiva aumente el riesgo de demencia, como explican los autores, es posible que la baja actividad cognitiva sea una señal temprana de la enfermedad subyacente y no un verdadero factor de riesgo.

Sin embargo, al analizar las autopsias cerebrales, descubrieron que la actividad cognitiva no estaba relacionada con los marcadores post mortem de la EA. Según los investigadores, es más probable que las actividades de estimulación cognitiva provoquen cambios en la estructura y la función del cerebro que aumenten la reserva cognitiva. La participación repetida en estas actividades puede potenciar ciertos sistemas neuronales de manera que se requiera un daño relativamente mayor antes de que dejen de funcionar.

La actividad cognitiva de por vida retrasa los síntomas pero no detiene la enfermedad subyacente. En otras palabras, la actividad le proporciona un «amortiguador» que le hace «resistente» a la presencia de la patología del Alzheimer en el cerebro, permitiéndole funcionar mejor durante más tiempo.

Los científicos concluyen que un estilo de vida cognitivamente activo en la vejez puede retrasar 5 años la aparición de la enfermedad de Alzheimer.

También puede leer: Los alimentos que reducen naturalmente la presión arterial

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.