Lavarse la cara: ¿Por qué es importante? lo explica la ciencia

Lavarse la cara es sinónimo de proteger la piel. De esta forma se libera de impurezas y se evita la aparición de molestias como la irritación y acné; por esto es necesario que se convierta en un hábito.

Según los expertos, hay que lavarse la cara al despertar, antes de dormir y luego de hacer actividad física. Sin embargo, en épocas de verano, el calor y el sudor, hacen necesario lavarse la cara unas cuantas veces más.

Lavarse la cara en la mañana

Lavar la cara por la mañana no solo ayuda a despertarse; también es fundamental para purificar la piel y liberarla de las toxinas de la noche. Hay que ser cuidadosos con los productos que se usan; es ideal que sea un limpiador o jabón suave. Esta parte del cuerpo es delicada y necesita un producto específico, que facilite la eliminación de cualquier bacteria que haya migrado de la funda de la almohada.

La dermatóloga Sara Hogan, del Centro Médico de la UCLA en Santa Mónica, asegura que lavar la cara tan pronto como se despierta, ayuda a prepararla para la aplicación de cremas y maquillaje.

Lavarse la cara antes de dormir

Cuando se lava la cara antes de dormir, se limpia la piel del maquillaje, sudor y residuos de contaminación que se posan sobre ella. Por eso es tan importante para la salud y belleza del rostro, tener una rutina de limpieza nocturna.

Entonces, es necesario lavarse el rostro, por lo menos dos veces al día. Sin embargo, no siempre es suficiente.

Como se mencionó anteriormente, en caso de mayor sudoración, por ejemplo, para quienes practican actividad física o en los días de intenso calor en verano, es necesario lavar la cara con más frecuencia.

Inlcuso, según Caren Campbell, dermatóloga de San Francisco, en caso de practicar algún deporte, se debe lavar la cara antes y después del ejercicio. Esto se debe a que durante el ejercicio, el sebo y el sudor se acumulan mucho más de lo normal, en la piel; generando mayor riesgo de obstrucción de poros y aparición de acné.

Pero hay que tener cuidado. También puede ser contraproducente lavarse la cara demasiadas veces. Hay casos específicos, por ejemplo cuando la piel de la cara está irritada o inflamada; siendo así, se debe lavar solo una vez al día, de preferencia en la noche.

Independientemente de la situación o tipo de piel, hay que tener presente siempre que se debe lavar el rostro con suavidad, sin frotar; los productos deben ser sin alcohol o perfume y no abrasivos.

También te puede interesar leer: Cuidado de la piel en pandemia: uso de máscara y lavado de manos