Propiedades y beneficios del té verde

El té verde tiene una reputación merecida: obviamente debemos recordar que su eficacia debe ser entendida dentro de una dieta adecuada, un estilo de vida saludable y un consumo constante, aunque no debe excederse. Algunos beneficios del té verde.

El té verde, a diferencia del té negro, tiene un efecto blanqueador en los dientes, siempre que se consuma sin edulcorantes ni leche. En el primer caso, evita la caries dental, mientras que en el segundo se produce un bloqueo de los taninos, que tienen una función antioxidante.

Tiene cantidades reducidas de cafeína en comparación con otras bebidas.

Una taza de té contiene aproximadamente la mitad de componente que una taza de café, eliminando todos los efectos negativos sobre tu estado de ánimo.

La infusión debe hacerse a 80°C. De esta manera conserva los polifenoles (presentes hasta un tercio del peso seco) y no se vuelve amarga, como ocurre cuando las hojas del té se vierten hasta el punto de ebullición, por lo que no es apta para su preparación en decocción.

Tiene un efecto adelgazante moderado. Comparable al de la sibutramina, un principio activo utilizado como coadyuvante en las dietas: según estudios realizados por la Universidad de Siena, el consumo constante aporta resultados apreciables sin detectar aumentos de la presión arterial.

Tomado regularmente desde una edad temprana, el té verde tiende a tener un efecto protector contra los tumores debido a la presencia de una clase particular de polifenoles, llamados catequinas. El galato de epigalocatequina-3, en particular, es eficaz tanto a nivel preventivo como en la etapa primordial, por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Esta prodigiosa bebida también beneficia el nivel de colesterol total, disminuyendo el valor del colesterol malo (LDL) sin afectar el parámetro HDL («colesterol bueno»); esto minimiza la formación de placas en los vasos sanguíneos.

También tiene propiedades termogénicas. Por la misma cantidad de otros alimentos como el apio, el jengibre, el pomelo, el chile y el café, un consumo constante de té verde permite quemar un poco más en reposo.

Tiene un buen porcentaje de manganeso. Un mineral beneficioso para el sistema nervioso, inmunológico y articular: en comparación con el té negro, tiene una mayor biodisponibilidad.

No favorece los desequilibrios abdominales. Por lo que cualquier persona que esté sometida a fenómenos de putrefacción o fermentación del lumen intestinal puede beber té verde en paz.

Un consejo:

Se aconseja no consumir más de dos o tres tazas al día, para no repercutir negativamente en el hígado, y beberlo recién filtrado. Sin añadir edulcorantes, a excepción de una cucharadita de miel o un poco de zumo de limón, para evitar la oxidación y no dispersar las sustancias beneficiosas.

¡Propiedades y beneficios del té verde: consúmelo!