Evita las piedras en los riñones con estas recomendaciones nutricionales

Los cálculos renales pueden ser incómodos, dolorosos y además afectan tu salud de manera negativa. Tal vez no lo sabías, pero la alimentación y sobre todo la buena hidratación pueden hacer que tus riñones vayan por buen camino.

Aunque existen varios tipos de cálculos renales de composiciones distintas, hay alimentos beneficiosos que puedes incluir en tu dieta, independientemente de cuál sea el tipo de cálculo. Te adelantamos que el agua y los alimentos bajos en sal serán tus aliados durante el proceso.

Consejos para una dieta que evite la formación de cálculos

Es vital que tomes 2 o 3 litros de agua al día, así podrás ir al baño con más frecuencia. Además te recomendamos que hagas los siguientes ajustes en tu alimentación diaria para que evites la aparición de las piedras en los riñones.

  • Los alimentos como el chocolate, los mariscos, refrescos, té negro o verde pueden contener altas cantidades de oxalato (el cual causa piedras en los riñones), por lo que los expertos recomiendan consumirlos en pocas cantidades.
  • Las salchichas, carnes rojas, proteínas y productos procesados en exceso elevan la producción del ácido úrico y esto facilita la aparición de piedras.
  • Mira las etiquetas cuando vayas de compras y notarás que seguramente muchos productos que consumes tienen altos niveles de sodio. Este es un componente de la sal que en exceso puede ser retenido por el organismo y causar problemas de riñón.
  • Si confías en los suplementos como el calcio y la vitamina D, evalúa con tu nutricionista si puedes continuar tomándolos. La vitamina D puede ser parte de tu dieta en dosis más pequeñas.

Y entonces, ¿qué puedo comer?

Ya que esta dieta debe estar acompañada de mucha agua y líquidos, tu mejor opción son los jugos verdes, el agua de coco y tés de menta acompañados con jengibre o un poco de limón. Puedes darle un sabor dulce agregando miel, que además de ser natural, tiene propiedades antibióticas.

El atún, frijoles, pechuga de pollo o pavo cocido son ideales para un almuerzo o cena. Prueba agregar vegetales al vapor, incluyendo zanahorias, cebollas o calabaza para un rico acompañante de tus comidas o una fresca ensalada.

El pan, la pasta, el arroz, las harinas (todos integrales) y los cereales como la avena son excelentes fuentes de fibra y grasas saludables, además de que ayudan a mantener tu colesterol bajo control. Puedes agregar a tus recetas un poco de aceite de oliva o una salsa de yogurt griego o natural como un delicioso complemento.

Frutas como las manzanas, los arándanos o el coco pueden hacer de tu merienda algo saludable. También puedes agregar un poco de chía y yogurt natural en un bol o tomarlo como jugo.

Si estás empezando esta dieta o si sabes que en tu familia hay antecedentes de piedras en los riñones y quieres cuidarte, estos simples cambios en tu alimentación te ayudarán a lograr que tu tratamiento sea efectivo.

Por último, no olvides ir al nutricionista, ya que es el profesional que puede ayudarte con tips más específicos de acuerdo con tu condición.