Las personas desordenadas y que dicen groserías son más inteligentes

Aunque parezca lo contrario, las personas desordenadas y que utilizan muchas groserías en su vocabulario, son las más inteligentes. Esto es lo que dicen varios recientes estudios.

¿Pero cuántas veces no se quejaron de tu desorden y tu forma de hablar? O fuiste tú quien se quejó de esas «cualidades» de alguna otra persona; dormir tarde, dejar la ropa tirada, o decir muchas malas palabras en una misma frase.

Pues bien, varios estudios se encargaron de darle lugar a esas personas desordenadas; demostraron que son las personas más inteligentes que hay.

Lo que dice el estudio:

Sobre las groserías

Un grupo de psicólogos del Massachusetts College of Liberal Art y del Marist College llevó a cabo un estudio para determinar las habilidades lingüísticas de las personas. Para hacerlo, pidieron a los participantes que contaran todas las groserías que se les ocurrieran; con esto, concluyeron que quienes pudieron decir más palabras en un minuto, también tenían mayor capacidad lingüística que el resto.

Esto quiere decir, que aunque las personas utilicen muchas palabras groseras, no quiere decir que su vocabulario esté limitado.

Sobre los hábitos desordenados

Por un lado, Satoshi Kanazawa, investigador de la London School of Economics, realizó un análisis de las características psicológicas de las personas que suelen dormirse tarde. Concluyendo que este hábito da cuenta de una gran habilidad para lograr adaptarse a las necesidades de la vida moderna; también puede significar una gran ventaja en un mundo que cambia constantemente y de forma acelerada.

Por otro lado, un estudio de la Universidad de Minnesota, publicado en la revista Psychological Science, reveló que las personas desordenadas son sumamente creativas. Para llegar a esta conclusión, los investigadores invitaron a un grupo de voluntarios, quienes debieron presentar ideas sobre un proyecto.

Estos voluntarios estaban divididos en dos grupos: unos estaban en una habitación desordenada y otros en una habitación ordenada. Al final, ambos grupos generaron la misma cantidad de ideas, pero el grupo en la habitación desordenada, presentó ideas más creativas e innovadoras.

También te puede interesar leer: ¿Las personas huelen según los años que tengan?