Salud

Micosis vaginal: causas, prevención y soluciones naturales

En el periodo de verano, la frecuencia de la micosis vaginal aumenta. Los trajes de baño que se llevan demasiado tiempo, las fiestas que duran hasta altas horas de la noche y el consumo de alcohol en un ambiente festivo también contribuyen a alterar el equilibrio del organismo. Las infecciones por hongos ya están muy extendidas fuera de la temporada de verano. Afectan a casi el 75% de las mujeres al menos una vez en su vida y el 45% de las mujeres tienen dos o más episodios de micosis vaginal.

Las micosis vaginales o candidiasis vaginales, son contaminaciones causadas por hongos, en su mayoría causados por la levadura Candida albicans, en la zona íntima. Esto conduce a la inflamación de la vagina. La candidiasis vaginal también puede afectar a la vulva, es decir, a los labios menores y mayores (genitales externos). No se trata de una enfermedad relacionada con la falta de higiene, sino de una infección debida a una alteración de la flora vaginal natural, que puede estar causada por varios factores. En efecto, puede ocurrir, tras ciertas variaciones, que se rompa el equilibrio que rige la coexistencia entre los distintos microorganismos que componen la flora vaginal. Como resultado, ciertos microorganismos como Candida albicans se multiplican de forma anormal, provocando una infección en la vagina o la vulva (labios menores y mayores).

Los principales factores de riesgo de las infecciones vaginales por hongos son:

  • variaciones hormonales (menstruación)

Las mujeres menopáusicas (que no toman hormonas como los estrógenos) y las niñas que aún no han tenido su primera menstruación se ven menos afectadas por las infecciones vaginales por hongos.

  • Embarazo (a menudo en el tercer trimestre)

Durante este periodo del embarazo hay una variación de las hormonas de estrógeno que modifica el ambiente vaginal y lo hace más favorable para el desarrollo de la cándida.

  • Diabetes

(el aumento de la glucosa en los tejidos provoca condiciones más favorables para el desarrollo de la cándida)

  • Tomar medicamentos (especialmente antibióticos y fármacos que debilitan el sistema inmunitario).

Los antibióticos pueden cambiar el pH de la vagina y aumentar el número de Candida albicans.

  • Debilitamiento del sistema inmunitario

(VIH-SIDA, trasplante, ciertos medicamentos)

  • Estrés

  • La píldora

  • Una higiene local deficiente

Por ejemplo, cuando se va al baño, la zona íntima debe limpiarse de adelante hacia atrás (de la vagina al ano) para evitar contaminar la vagina con hongos de los intestinos.

  • Higiene excesiva en la zona íntima

  • Ropa demasiado ajustada o de material sintético

(no permite la salida de la transpiración).

  • La actividad sexual

Aunque puede darse en mujeres no activas sexualmente, es más frecuente en mujeres sexualmente activas. La candidiasis no es una enfermedad de transmisión sexual.

Soluciones naturales y consejos de prevención

Algunas plantas medicinales pueden dar buenos resultados para las micosis vaginales, como:

  • Aceite esencial de árbol de té, preferiblemente en forma de óvulo.
  • Caléndula, que se utilizará preferentemente en forma de óvulo.

Ambas soluciones están disponibles en las farmacias.

Como medida preventiva para evitar la aparición o reaparición de la enfermedad:

– Limpiar los genitales externos (vulva) con agua limpia o con una loción limpiadora de pH neutro. Evitar el uso de jabón durante la limpieza íntima, preferir productos de pH neutro.

– No te duches con demasiada frecuencia, la vagina no necesita más higiene que el resto del cuerpo y las duchas íntimas favorecen el desequilibrio de la flora vaginal. Una higiene excesiva puede incluso debilitar la flora vaginal. Evitar el uso de jabones perfumados o alcalinos o de sprays íntimos.

– Evite llevar ropa demasiado ajustada, de material sintético o que no permita la circulación de aire suficiente. También es aconsejable usar ropa interior y es preferible dormir sin calzones. Prefiera la ropa interior de algodón.

También puede interesarle leer: 4 señales tempranas del cáncer de pulmón que hay que reconocer

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.