Nutrición

Las bases de una dieta anticáncer: qué comer y qué evitar

El cuerpo humano es una maravilla de la naturaleza, un organismo de una complejidad sin precedentes en el que 60.000 millones de células cooperan para garantizar el buen funcionamiento del cuerpo y el mantenimiento de una buena salud.

Para lograr este grado de cooperación, la célula debe estar programada con mucha precisión para que sus acciones estén en perfecta armonía con las de las demás células.

Por desgracia, pueden producirse errores en este programa y las células ya no pueden aceptar su papel en el organismo: son las llamadas células cancerosas, células que se han independizado y que sólo piensan en multiplicarse e invadir los tejidos.

Todos tenemos tumores

La aparición de estas células anómalas es, por desgracia, un fenómeno que se produce con mucha frecuencia a lo largo de nuestra vida y que da lugar al desarrollo de pequeños tumores microscópicos en nuestros tejidos. Por ejemplo, los estudios muestran que el 33% de las mujeres de entre 40 y 50 años tienen microtumores en la mama y el 40% de los hombres de la misma edad tienen microtumores en la próstata.

Peor aún, ¡el 98% de las personas tienen microtumores tiroideos! En otras palabras, cada uno de nosotros es portador de tumores latentes que sólo necesitan un entorno favorable para desarrollarse hasta llegar a la fase de madurez… Con los inmensos riesgos para la salud que puede conllevar este crecimiento excesivo.

Afortunadamente para nosotros, la aparición de estos microtumores no significa que se vaya a desarrollar necesariamente un cáncer durante nuestra vida. Desde que se forma un microtumor hasta que aparece un cáncer detectable por los médicos pueden pasar varios años o incluso décadas.

Esta lentitud en el desarrollo del cáncer es muy importante porque nos brinda una oportunidad de oro para tomar medidas concretas que reduzcan la probabilidad de verse afectado por el cáncer. No podemos hacer nada contra la aparición espontánea de estos microtumores, pero podemos participar activamente en la prevención de su crecimiento hasta alcanzar un tamaño que ponga en peligro la vida.

La influencia de lo que comemos

La composición de la dieta desempeña un papel fundamental en la prevención del desarrollo de microtumores hasta convertirse en cáncer maduro. Por ejemplo, muchas frutas y verduras y algunas bebidas contienen potentes moléculas anticancerígenas que crean un entorno hostil para estos microtumores e impiden con éxito su crecimiento.

Por el contrario, la falta de frutas y verduras o una dieta que contenga demasiados alimentos con un alto contenido cancerígeno (por ejemplo, carnes ahumadas y charcutería) crea un entorno más favorable para que estos tumores microscópicos crezcan y aumenta el riesgo de que se conviertan en cáncer.

Comer no es un acto sin consecuencias para la salud. Por el contrario, incorporar a su dieta alimentos ricos en compuestos que combaten el cáncer y reducir al mismo tiempo el consumo de alimentos malos es una de las cosas más prácticas que puede hacer para evitar el cáncer. El cáncer debe considerarse como una enfermedad crónica que debe controlarse a diario, utilizando moléculas anticancerígenas basadas en los alimentos que interfieren en su crecimiento.

Prevenir el cáncer con una dieta rica en moléculas anticancerígenas equivale, por tanto, a una quimioterapia diaria no tóxica que combate el cáncer en su origen antes de que amenace la integridad del organismo.

Dieta para prevenir el cáncer

El principio es atacar continuamente los microtumores que se forman espontáneamente en nuestros tejidos con moléculas anticancerígenas presentes en ciertos alimentos.

Alimentos anticancerígenos que debemos favorecer:

  • Hortalizas de la familia de la col
  • Hortalizas de la familia del ajo
  • Soja
  • Tomates
  • Uvas y bayas rojas- Cítricos- Té verde- Chocolate negro (70% de cacao como mínimo)

Alimentos que deben evitarse:

  • Alimentos en conserva
  • Grasas saturadas
  • Alimentos ahumados
  • Frituras
  • Alimentos procesados

También puede leer: Carnes procesadas: el daño que la charcutería hace al intestino

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.